abc Radio

AMLO deja atrás promesa de crecer 2% este año

La economía mexicana va a crecer a pesar de la disminución en las proyecciones sobre el desempeño del Producto Interno Bruto (PIB), aunque el alza será “poca”, reconoció ayer el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en su conferencia matutina. Al mismo tiempo, el Inegi señaló que el consumo gubernamental se contrajo 1.3 por ciento anual en el primer trimestre, su baja más importante desde 2013.

“Yo creo que vamos a crecer aún con la disminución en las proyecciones, aceptando sin conceder, como dicen los abogados, que eso sea así al final del año. Estamos hablando de crecimiento, poco, pero crecimiento, no es decrecimiento”, mencionó el presidente en su conferencia matutina de ayer en Palacio Nacional, donde descartó una recesión.

El jueves pasado, el consenso de la Encuesta de Expectativas Económicas de Citibanamex, que integra la perspectiva de 23 instituciones financieras, puso la previsión del alza del Producto Interno Bruto en 1.2 por ciento, desde 1.3 por ciento del ejercicio previo, realizado dos semanas antes y su tercera baja consecutiva.

Dentro de los pronósticos de la encuesta, la peor baja fue precisamente la de Citibanamex, que prevé un repunte de 0.9 por ciento para este año, el segundo peor pronóstico entre el sector privado.

El banco argumentó que este cambio en la perspectiva es consecuencia de las amenazas que hizo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a finales de mayo, cuando advirtió que impondría una tasa de cinco por ciento a todas las exportaciones mexicanas si el país no reducía el flujo migratorio, pues acciones como esta, detalló la institución financiera, eliminan la certidumbre sobre el respeto de Washington a los acuerdos comerciales.

Citibanamex añadió que la ratificación del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (TMEC), que realizó el Senado mexicano el miércoles pasado y que está en trámite de confirmación en los congresos de los otros dos socios, es bienvenida, pero incluso la aprobación final del pacto no es una “garantía antibalas de que es la última vez que escuchamos de amenazas arancelarias en Norteamérica”.

Sólo Bank Of America Merril Lynch y la empresa de asesoría financiera Evercore ISI México tienen un pronóstico más bajo que el de Citibanamex, pues esperan que la economía se expanda 0.7 por ciento en 2019.

Pese a este panorama, el presidente insistió ayer en Palacio Nacional en que el país “va muy bien” en materia económica, aunque en esta ocasión no reiteró la apuesta que hizo el 24 de mayo, cuando aseguró que el PIB iba a crecer dos por ciento, pese a que las expectativas económicas son menores.

“Sólo comentar que, en el caso de la pregunta sobre la economía, ya ven que soy perseverante, un poco, sigo sosteniendo que vamos muy bien en materia económica. No están en eso mis preocupaciones, están en otros temas y en uno en particular, pero no es el tema económico, la materia económica lo que me preocupa y me ocupa, no es la economía tanto.

No, la economía va bien y el 1 de julio voy a dar datos”, afirmó el mandatario, aunque a diferencia de otras ocasiones, no dio una cifra exacta de su expectativa.

Desde su campaña, el Presidente de México ha mantenido la promesa de que durante su sexenio la economía del país va a crecer cuatro por ciento en promedio; sin embargo, las expectativas para los primeros dos años de la administración apuntan a un crecimiento menor a dos por ciento.

ESTANCADO EL GASTO GUBERNAMENTAL

Durante el primer trimestre del año la inversión nacional se contrajo 3.2 por ciento, su caída más grande desde el tercer trimestre de 2013, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por sectores, la inversión pública fue la que mostró una mayor contracción al disminuir 11.1 por ciento anual, mientras que la baja del gasto del sector privado fue de 2.1 por ciento, su mayor contracción en cinco años.

La caída en la inversión pública fue acompañada por un menor consumo gubernamental.

El Inegi detalló que en los primeros tres meses del año la compra de bienes y servicios del sector público bajó 1.3 por ciento, el peor resultado desde el segundo trimestre de 2013.