abc Radio


Análisis jurídico ordena devolución del Teatro Jiménez Rueda al ISSSTE

La Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) informan que se iniciaron los trabajos para el retiro de equipos y mobiliario del Teatro Julio Jiménez Rueda, en acuerdo de colaboración con los trabajadores que resguardaban ese espacio cultural, perteneciente al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), y que fue operado por el INBAL hasta el 2017 en que se cerró, luego del sismo de ese año.

 

Esto debido a que el proceso legal, en el que intervinieron diversas instancias federales, concluyeran este pasado mes de mayo en la determinación de que el inmueble pertenece al ISSSTE y procede la devolución del mismo por parte del INBAL.

 

Al inicio de la presente administración se llevaron a cabo diversas gestiones y consultas de carácter jurídico para que el teatro pudiese continuar siendo operado por el INBAL e incluso se entregara al Instituto. En su momento, en mayo de 2019 se valoró la posibilidad de ambas partes de retomarlo y abrirlo.

 

En este proceso de diálogo hacia la apertura, participó el secretario de Cultura del Gobierno de la Ciudad, Alfonso Suárez del Real, para avanzar en la actualización de dicho expediente jurídico que demostró que el teatro no tenía daño por el sismo. Igualmente, se realizaron varias reuniones con los trabajadores, en ese entonces pertenecientes al Sindicato Democrático Nacional, quienes luego se separaron de dicha representación sindical para formar el Sindicato Nacional de Cultura (SINAC) y otra parte de trabajadores, la Asociación de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (Artes 22).

 

Es importante señalar que siempre hubo disposición por parte de la Secretaría de Cultura, del INBAL y de la Dirección General del ISSSTE para buscar un acuerdo conciliado que permitiera proseguir con el uso del recinto cultural como se venía construyendo.

 

Sin embargo, el resultado jurídico de todas las instancias señaló que el inmueble debía devolverse al ISSSTE, cuya Junta Directiva autorizó el 7 de mayo pasado, la enajenación del inmueble.