abc Radio


Aplica el ISSSTE acciones preventivas por depresión ante la pandemia

La pandemia por COVID-19 ha generado a nivel mundial situaciones de estrés colectivo y un repunte en los casos de depresión, por lo que el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) opera programas de monitoreo del estado mental a sectores vulnerables y promueve en pacientes, personal de salud y población en general, acciones de autocuidado físico y emocional, clave para reducir la denominada huella psíquica de la pandemia, informó el Director General, Luis Antonio Ramírez Pineda.

El titular del Instituto puntualizó que desde el inicio de la pandemia y hasta este momento, el organismo aplica estrategias preventivas contra la depresión y la fatiga pandémica, para el personal de salud y toda su derechohabiencia, implementadas por la Dirección Normativa de Salud.

/cms/uploads/image/file/627415/WhatsApp_Image_2021-01-17_at_1.53.18_PM.jpeg

Señaló que la depresión es un problema de sanidad pública de gran magnitud, al grado que la Organización Mundial de la Salud (OMS), en enero de 2020, dio a conocer que afectaba a más de 300 millones de personas y es la principal causa de discapacidad en el mundo.

En México la Encuesta Nacional de los Hogares 2017, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reveló que 32.5 por ciento de los mexicanos vivían con depresión.

Por su parte, la asesora experta del Comité de Salud Mental del ISSSTE y neuropsicóloga, Lucía Ledesma Torres, destacó la importancia de estar preparados para lo que se ha denominado “la cuarta ola de la pandemia COVID-19”.

“En esta etapa que ya viven otros países y se empieza a expresar en México, se espera que la población presente un aumento en las afecciones afectivas y del estado de ánimo, la depresión será de las más importantes que darán una señal evidente en la comunidad a nivel mundial, como una afectación a la salud derivada y exacerbada por la pandemia”, indicó.

Hablando del personal sanitario, subrayó Ledesma Torres, “sabemos que en esta cuarta ola se está experimentando trastornos por estrés postraumático, mixto ansioso-depresivo, Síndrome de Burnout (estado de agotamiento físico, mental y emocional causado por el cansancio psíquico o estrés laboral), ansiedad generalizada, trastornos del sueño y padecimientos que se tenía antes de la pandemia”.

Para prevenir estos padecimientos, el ISSSTE mantiene programas de monitoreo de salud mental y atención terapéutica a quienes lo ameritan, consultorio virtual, así como el innovador Programa de Apoyo Emocional y Asistencia Humanitaria Asistido por Perro, dirigido por la neuropsicóloga, que ha llevado la terapia afectiva de Harley “El Tuerto” a las y los trabajadores de 400 áreas COVID en 15 hospitales del país.

Lucía Ledesma recomendó a las personas y familias estar atentos a identificar posibles signos de alerta que pongan en riesgo la salud mental: “detectar si estamos teniendo de manera persistente cambios bruscos de estado de ánimo como la irritabilidad, enojo, resentimiento, malestar generalizado, inquietud, miedo constante, fatiga, cansancio, hartazgo, dificultades para dormir y conciliar el sueño”.

“Si notamos que estos cambios alteran nuestros equilibrios afectivos para poder estar ecuánimes en tiempos de pandemia, es importante buscar apoyo u orientación psicológica”, puntualizó.

El ISSSTE impulsa campañas permanentes de autocuidado en redes sociales con tutoriales dirigidos a grupos vulnerables como adultos mayores, enfermos crónicos y jóvenes, con recomendaciones de hábitos de vida saludable en alimentación, ejercitación física, esparcimiento, ocio y fortalecimiento de las relaciones afectivas, que permitan desconectar de la realidad pandémica y protegernos de desarrollar alteraciones del estado de ánimo que pueden transformarse en un trastorno depresivo, concluyó.