abc Radio


Necesario aumentar el consumo de frutas, verduras y agua, en fase 3: UNAM

Durante la Fase 3 de la pandemia es recomendable comer más frutas y verduras, beber agua, ejercitarnos y reducir el consumo de alcohol y tabaco para contar con mejores defensas contra virus, bacterias y enfermedades, señaló Carlos Rosales, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IBm) de la UNAM.

 

A través de un boletín, la máxima casa de estudios informó que la Fase 3 de la emergencia sanitaria implica la máxima transmisión del coronavirus SARS-CoV-2 y podría ocasionar la saturación del sistema de salud; “es indispensable reforzar las medidas de prevención y protección”, subrayó

 

En el programa “La UNAM responde”, transmitido por la televisora universitaria, agregó que una buena alimentación  y manteniendo un estado de ánimo positivo, nuestro sistema inmune estará mejor preparado para responder y defendernos de cualquier agente infeccioso.

 

Asimismo, hizo un llamado a fortalecer la Jornada Nacional de Sana Distancia, reducir la movilidad, usar el estornudo de etiqueta y lavarse frecuentemente las manos, entre otras acciones.

 

Fase 3

 

El universitario explicó que la Fase 3 también representa el riesgo de que los hospitales se saturen y no puedan atender a todos los enfermos, por lo que es momento de reforzar el distanciamiento físico para evitar que la infección sea rápida y al mismo tiempo.

 

“Durante los primeros días de mayo se espera el mayor brote de COVID-19, es importante hacer un esfuerzo y mantenernos aislados para disminuir el número de personas infectadas. Todos debemos cooperar; si podemos quedarnos en casa, hagámoslo, y si hay necesidad de salir, debemos extremar las medidas de higiene”.

 

Carlos Rosales advirtió que en los próximos días podrían darse dos escenarios: uno en que el número de casos crezca de manera exponencial y se sature el sistema de salud, lo que llevaría a una situación catastrófica porque muchas personas podrían presentar cuadros graves y no habría cupo en los hospitales para su atención.

 

“El otro escenario es que la infección crezca, pero no tan rápido; entonces las personas podrían ser atendidas en los hospitales y, eventualmente, los enfermos se recuperarían y veríamos cada vez menos casos”.

 

Por último, el especialista señaló que en unas cuatro semanas se espera la recuperación de quienes ahora están infectados, y cada vez menos casos nuevos confirmados. “Esta situación se podría alcanzar más pronto si todos seguimos las medidas de confinamiento e higiene”.