abc Radio


Realiza la secretaría de cultura capitalina, la restauración del Museo Panteón de San Fernando, ícono del arte funerario

Los muros y viguería del Museo Panteón de San Fernando, construidos durante la primera mitad del siglo XIX, y afectados por el sismo del pasado 19 de septiembre de 2017, son intervenidos para lograr la consolidación estructural del recinto capitalino que este año cumplirá su XV aniversario, como parte de las acciones del Programa Nacional de Reconstrucción en la capital.

Este es un espacio de gran relevancia histórica, arquitectónica y patrimonial, ya que preserva gran parte del arte funerario del siglo XIX y alberga los restos de figuras importantes de la época como Benito Juárez, Ignacio Comonfort y Francisco Zarco, entre otros.

El proyecto de restauración, que comenzó intervenciones a mediados de enero y se estima concluya en abril, abarca la atención de los daños ocasionados por el sismo que incluyen fracturas y grietas estructurales en los muros, restitución de aplanados en mal estado y tratamiento de toda la viguería de madera afectada por la humedad.

De acuerdo al arquitecto José Allard Contreras, Subdirector de Conservación, Regulación y Mantenimiento de Inmuebles de esta dependencia, el museo tuvo una primera intervención en 2019 para arreglar problemas por humedad causados por la filtración de agua que provocó daños en la madera, por lo que en esta segunda intervención, a cargo de los restauradores Fausto Olivares Beltrán y Xochiquétzal Rodríguez Horta, se trabajará en el primero y segundo patio, principalmente en la parte de acceso cerca de las oficinas.

Rodríguez Horta, integrante del equipo de expertos a cargo de la restauración, explicó que algunas piezas de la viguería se encuentran apolilladas, por lo que se remplazarán algunas secciones, se restituirá el aplanado en mal estado por la técnica original de cal y arena, además de coser grietas estructurales de muros fracturados.

“El edificio ganó, ya empezó a respirar un poco mejor. El reto es conservar la originalidad de la obra, lo que se busca es que la intervención sea lo suficientemente respetuosa como para preservarle la vida y conservar su originalidad”, comentó la restauradora.

Asimismo, Isadora Rodríguez, Encargada de Reconstrucción del Patrimonio Cultural en la Secretaría de Cultura capitalina, destacó que la atención a la ruptura de un contrafuerte en la Parroquia contigua de San Fernando Rey, derivado del sismo de 2017, está incluida en la lista de los 21 templos, que integran el programa del Gobierno capitalino para revertir los daños estructurales que el movimiento telúrico produjo en recintos religiosos, trabajos que se realizan de manera coordinada entre la Secretaría de Cultura capitalina con la Comisión para la Reconstrucción de la CDMX y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

“Los trabajos de obra en el templo, consideran iniciar con la atención del contrafuerte para que una vez atendido pueda nuevamente abrirse al público”, destacó Isadora Rodríguez.

El Museo Panteón de San Fernando, enclavado en la colonia Guerrero, es un recinto único en la capital que cuenta con cuatro declaratorias nacionales e internacionales que lo consideran Monumento Histórico (1936); Zona de Monumentos Históricos (1981); Patrimonio Mundial, en 1987, por formar parte del Centro Histórico de la ciudad y Museo de Sitio, en 2006, año en que abrió sus puertas el 18 de julio.

Rumbo al XV aniversario del recinto, además de su importancia para la conservación de la memoria histórica de diversas etapas del país que abarcan desde finales del virreinato, la Guerra de Reforma, la Intervención Francesa y la República Restaurada, Antonio Cortés, director del recinto destacó que se ha consolidado como una importante fuente de contención de la delincuencia en sus alrededores gracias a su oferta cultural. “La peculiaridad de este espacio, único en su especie por ser un panteón y un recinto museístico, es que ofrece una ventana al arte funerario”, expresó Cortés, quien aseguró que el recinto mantiene su oferta cultural en línea con talleres, conferencias y conciertos, entre otras actividades.

El Museo Panteón de San Fernando surgió en 1832 como resultado de un decreto del Ayuntamiento de la Ciudad que suprimía la vieja costumbre de sepultar en el atrio de los templos. En 1850, durante la epidemia de cólera que asoló a la ciudad, se convirtió en cementerio general ante la necesidad de contar con más lugares de inhumación y fue clausurado como panteón en 1871, para volver a abrir sus puertas el 23 de julio de 1872 solo para recibir los restos mortales de Benito Juárez.