abc Radio


Reconocen en EU trabajo de la UNAM en favor de las personas migrantes

Las acciones que lleva a cabo la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a través sus sedes foráneas, en favor de los connacionales y de comunidades de otras latitudes asentadas en Estados Unidos, por ejemplo haitianas, afroamericanas e hispanohablantes, merecieron distinciones de parte de la Universidad de Boston y de la Unión de Poblanos en el Exterior (UPEXT), una de las asociaciones más importantes de las personas migrantes mexicanas en la Unión Americana.

Javier Laguna Calderón, director de la Escuela de Extensión UNAM-Chicago, recibió la presea Zaragoza Awards, en su novena edición, que cada año otorga la UPEXT, para reconocer “a los valientes hombres y mujeres de todo el mundo que han dedicado parte de su vida a servir a nuestra comunidad migrante”.

A partir de 2012 en la UNAM-Chicago se ha hecho un esfuerzo importante para “acercarnos más y ser útiles a la comunidad mexicana en esta ciudad”. Hasta ahora, con todos los programas se ha beneficiado a cerca de seis mil 500 personas, expresó el galardonado.

Y aun cuando él recibió el premio, externó: se trata de un reconocimiento para la Universidad Nacional Autónoma de México. “Aunque hemos impulsado programas y actividades de apoyo a nuestros paisanos, no podríamos hacerlo si no fuera por nuestra casa de estudios, que está detrás de nosotros, y sin las políticas en favor de los migrantes que ha fomentado la rectoría”.

Laguna Calderón refirió que luego de realizar estudios para determinar lo que necesitaban los connacionales, se vio que la mayoría no buscaba obtener títulos o grados académicos, aunque se ofrecen a través del Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia. Lo que se requiere, y se ofrece, son programas de capacitación para el trabajo, de actualización y entrenamiento.

En cooperación con las bibliotecas públicas, que sirven preferentemente a latinos, se efectúan seminarios y eventos culturales de interés a la población migrante de origen mexicano, para que no se aleje de nuestra cultura y sus hijos estén cercanos a nuestro país, sus tradiciones e historia, expuso Laguna Calderón.

Con el fin de incidir en la alta deserción escolar de esta población, se establecieron vínculos de cooperación con el sistema de escuelas públicas de la ciudad, Chicago Public Schools, para ofrecer cursos de español a los profesores que atienden a niños en su mayoría latinos, para que no haya problema de lenguaje entre docentes y alumnos.

Además, se cuenta con talleres para empoderar a padres latinos –mexicanos en su mayoría– con hijos en las escuelas públicas y capacitarlos para que sean capaces de apoyar en casa, en la educación e instrucción de sus hijos; cursos de Español Especializado para Profesionales de la Salud (médicos, estudiantes de medicina, enfermeras, asistentes médicos, etcétera) y también para trabajadores sociales que laboran preferentemente con ese sector. Se trata de una capacitación en línea para contar con médicos bilingües.

De igual forma, abundó el director, continúa la colaboración con las organizaciones civiles de migrantes mexicanos en Chicago, integradas en federaciones y clubes de oriundos, así como con las cámaras de comercio en los barrios mexicanos, con el fin de ofrecer diversos programas educativos; se ofrece el curso en español para manejo higiénico de alimentos con el objetivo de que presenten el examen y se certifiquen, como lo establece la ley, requisito para trabajar en restaurantes y servicio de comida; y se brinda un curso gratuito de preparación para presentar el examen a fin de obtener la ciudadanía de EU.

Los paisanos en Chicago también pueden tener acceso a una capacitación básica para emprendedores que desean iniciar un negocio; a fin de que los hijos de migrantes nacidos en EU perfeccionen la pronunciación y la gramática, la sintaxis o la redacción también se proporciona un curso.

Cabe mencionar que para la UPEXT los Zaragoza Awards “semejan el valor del general Ignacio Zaragoza, en 1862, cuando enfrentó en los cerros de Loreto y Guadalupe al ejército francés, considerado en ese momento el más poderoso del mundo, y quien pese a las grandes adversidades obtuvo la victoria. De igual manera, los condecorados han luchado firmemente para vencer las adversidades, como lo hiciera Zaragoza y así salir victoriosos, ayudando a quienes más lo necesitan”.

El premio consiste en una medalla de colección con la imagen de los presidentes Benito Juárez y Abraham Lincoln dándose la mano, lo cual simboliza la unión y el trabajo de cooperación entre ambas naciones durante la Batalla de Puebla. La ceremonia de premiación se realizó en el Museo Internacional del Barroco, en la ciudad de Puebla, donde a través de un mensaje transmitido vía internet desde la ciudad de Chicago, Javier Laguna agradeció la distinción.

Profesor Emérito

Benjamín Juárez Echenique, director del Centro de Estudios Mexicanos UNAM-Boston, fue nombrado Profesor Emérito de la Universidad de Boston, con lo cual se convirtió en el primer mexicano en recibir esta distinción de la institución norteamericana.

En la reciente reunión del Claustro Académico de la Facultad de Bellas Artes de esa universidad estadounidense, donde se hizo público el nombramiento, Juárez Echenique comentó: se trata de una distinción que veo como un reconocimiento, no a mi persona, sino al trabajo universitario, a alguien que fue formado y tiene en las venas sangre puma de muchas maneras, como exalumno, exprofesor, exbecario y actual funcionario de la UNAM. Cada día de mi vida me siento en deuda con nuestra Universidad.

Dijo que con el nombramiento se siente “complacido, pero no se trata de mí, ni de mi ego, sino de recibirlo con verdadera humildad: es un gesto que representa un reconocimiento para algo más grande que Benjamín Juárez, y eso es la cultura, la música de México, y todos los valores que encarna y multiplica la Universidad de la nación”.

En entrevista recordó que cuando llegó a Boston como decano de la Facultad de Bellas Artes, hace once años, su primera meta fue crear una serie de interacciones entre las escuelas que tiene: Música –la más grande y una de las de mayor antigüedad de la ciudad–, Teatro y Artes Visuales y Diseño, además de un programa de danza. “Queríamos crear vínculos entre ellas y con el resto de la universidad”.

Juárez Echenique es el único profesor de Bellas Artes; además, su labor no se ubica en una sola escuela, pues ha trabajado con colegas y alumnos de las tres áreas (música, teatro, además de artes visuales y diseño), así como con el Centro de Estudios Latinoamericanos “en el cual he sido lector de tesis de doctorado en disciplinas como Letras, Literatura o Arqueología”. Asimismo, ha dado clases de dirección de orquesta, musicología y de las músicas de México, desde la prehispánica hasta el heavy metal.

El director de la UNAM-Boston manifestó que comenzó sus estudios en la entonces Escuela Nacional de Música, la cual se ubicaba en el edificio de Mascarones, en San Cosme, en la Ciudad de México; después viajó a Estados Unidos para estudiar en California, donde obtuvo la maestría en Bellas Artes. En Europa tomó cursos y trabajó con reconocidos directores de orquesta.

Sus contribuciones

El funcionario relató que uno de sus aportes fue el trabajo realizado en el hospital de la Escuela de Medicina de la propia Universidad, donde se atiende a las minorías, por ejemplo haitianas, hispanohablantes o afroamericanas, de la ciudad.

Al respecto expuso que llevaron a estudiantes de teatro para que leyeran a los pacientes mientras estaban en sus terapias de cáncer, o a músicos para realizar conciertos u organizar actividades en las que participaran enfermeras y doctores. Eso se realizó, aún con más fuerza, luego del atentado en la Maratón de Boston, el 15 de abril de 2013.

Otra contribución fue la creación de un programa para otorgar un minor o segundo título, en Liderazgo y Artes. “Tuve la oportunidad de traer a líderes del mundo en el área, como los secretarios de Cultura de Gran Bretaña y de México, o los directores de Carnegie Hall o la Orquesta de Boston, para que los alumnos aprendieran cómo ser agentes de cambio, negociar y hacer programas que no sólo tengan impacto por su calidad artística, sino por el bienestar social, de creación, de inclusión y pertenencia que generan”.

Durante la ceremonia se reconoció el proceso de planeación estratégica que inició y que se enfoca en que el artista debe ser un ciudadano; es decir, no sólo es válida la idea del arte por el arte, sino como parte de una comunidad, de una sociedad. En este sentido, los creadores “deben usarlo como una herramienta para construir vasos comunicantes de comprensión y de construcción social, sobre todo ahora que estamos en un momento de tensiones, radicalismos y divisiones en tantos países”, consideró.

Benjamín Juárez Echenique fue el primer decano mexicano y latinoamericano, de la Universidad de Boston. “Ahora hay más y vemos cómo jóvenes están llegando a posiciones de liderazgo en las más importantes universidades de la Unión Americana, abriendo una serie de oportunidades para nuestra cultura, y para hacer de la música y el arte mexicanos un lugar de encuentro con otras culturas”.