abc Radio


Recuerdan a Carlos Fuentes en el 92 aniversario de su natalicio

  • Tania Aviles
  • Miércoles 11 de noviembre de 2020
  • en ABC Noticias

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México, en el marco de la campaña “Contigo en la distancia”, y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de la Coordinación Nacional de Literatura (CNL), recuerdan el 92 aniversario del nacimiento del escritor, intelectual y diplomático mexicano Carlos Fuentes Macías (Panamá, Panamá, 11 de noviembre de 1928-Ciudad de México, 15 de mayo de 2012).

“Carlos Fuentes cumple al pie de la letra lo que sugería Alfonso Reyes: ser provechosamente nacional y generosamente universal. O al revés: provechosamente, Fuentes, el internacional que hablaba inglés como nacido en Washington DC y francés parisino, tendió puentes entre las letras de Anáhuac y los párrafos del mundo, así como provechosamente nacional exploró los muchos México del pretérito y del futuro, las cuevas de los mitos y los senderos del deseo”, comentó en entrevista el narrador y ensayista Jorge F. Hernández.

“Enseñaba a leer escribiendo y escribía para enseñarnos a leer. Era un trabajador ejemplar, madrugador y paseante con los dedos chuecos por teclear todo el tiempo. Tenía una sed insaciable por aprehender todos los tiempos que le caben al mundo”, agregó.

Asimismo, habló del proceso detrás de Carlos Fuentes: Territorios del tiempo. Antología de entrevistas (1999), volumen del cual fue antologador: una hermosa temporada de estrecha colaboración y conversación con el propio Fuentes que sirvió, además, para consolidar su amistad.

“Conocí a los periodistas autores de las entrevistas seleccionadas y traduje no pocas de ellas que incluso no llegaron a la antología. Permanece a la fecha como un libro guía de gran utilidad para conocer la geografía Fuentes, además de haber sido incluido en el prestigioso catálogo de Éditions Gallimard en París”, refirió.

Entre las novelas más representativas de Fuentes se encuentran La región más transparente (1958), Aura (1962), La muerte de Artemio Cruz (1962), Cambio de piel (1967), Terra nostra (1975), Gringo viejo (1985) y Cristóbal Nonato (1987).

En cuento publicó Los días enmascarados (1954), Cantar de ciegos (1964), Agua quemada (1981) y El naranjo (1993), entre otros. Además, escribió obras de teatro como Todos los gatos son pardos (1970), El tuerto es rey (1970) y Orquídeas a la luz de la luna (1980).

Sus ensayos abordan la crítica literaria, como en Geografía de la novela (1993) y La gran novela latinoamericana (2011); la historia de México, en El espejo enterrado (1992) y Los cinco soles de México (2000); la política, en Tiempo mexicano (1978) y Nuevo tiempo mexicano (1995), y el arte, en Viendo visiones (2003).

Su obra, traducida a idiomas como el polaco, noruego, armenio, chino, inglés, francés, alemán, sueco, italiano, portugués, suizo y danés, forma parte de incontables compilaciones. Fundó, entre otras publicaciones periódicas, la Revista Mexicana de Literatura, junto con Emmanuel Carballo, y El Espectador. Dirigió el suplemento La Cultura en México. Incursionó en el cine con guiones para películas como El gallo de oro (1964) de Roberto Gavaldón, Pedro Páramo (1967) de Carlos Velo y Los Caifanes (1967) de Juan Ibáñez.

Asimismo, fue becario del Centro Mexicano de Escritores, miembro de El Colegio Nacional desde 1972, y creador emérito del Sistema Nacional de Creadores de Arte desde 1994.

Recibió cerca de un centenar de reconocimientos, entre ellos los premios Xavier Villaurrutia 1975 y Rómulo Gallegos 1977 por Terra nostra; el Internacional Alfonso Reyes 1979, el Nacional de Ciencias y Artes 1984 en el área de Lingüística y Literatura y el Miguel de Cervantes 1987.

En 1979, la Universidad de Harvard le otorgó el doctorado honoris causa, y en 1987 la Universidad de Cambridge le concedió el mismo título. En 1988 fue distinguido con la Medalla de Honor de Literatura del Club Nacional de las Artes de Estados Unidos y la Orden de la Independencia Cultural Rubén Darío del gobierno de Nicaragua.