abc Radio

Rematan helicópteros de la Iniciativa Mérida

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, instruyó subastar 20 helicópteros Bell y un avión Cessna, que fueron donados por la embajada de Estados Unidos para el combate al narcotráfico y otras acciones enmarcadas en la Iniciativa Mérida.

La entonces Procuraduría General de la República (PGR) recibió de las autoridades estadounidenses en 1994 y 2009 las aeronaves exhibidas en la Feria Aeroespacial de México (Famex-2019) y que forman parte del Catálogo Aeronaves Susceptibles de Venta por el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), según la documentación a la que tuvo acceso El Sol de México.

Los helicópteros Bell y el avión Cessna fueron entregados por los gobiernos de George W. Bush y Barack Obama a la PGR, (ahora Fiscalía General de la República), para que realizaran acciones como el combate a la violencia y el crimen organizado.

El 4 de diciembre de 2008, México y Estados Unidos firmaron la Carta de Acuerdo que liberó 197 millones de dólares del presupuesto aprobado en ese año para la adquisición de dispositivos de inspección no intrusiva como rayos Gamma y X, así como detectores de ión, destinados para las secretarías de Defensa Nacional, Seguridad Pública y Hacienda.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) anunció el 16 de diciembre de ese año que antes de que terminara el periodo presidencial de W. Bush se liberaban 116 millones 500 mil dólares para la compra de aeronaves destinadas Defensa Nacional y de Marina.

 

.

Una década después, y en medio de necesidades presupuestarias, echarán mano de varias de esas aeronaves para financiar varios programas de gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

El primer paso es solventar el plan para controlar el flujo de migrantes Centroamericanos y ayudar a los 10 mil asilados en México con el dinero de la venta del avión presidencial José María Morelos y Pavón, dijo el Presidente.

“(El presupuesto para resolver los problemas migratorios) saldría de lo que vamos a recibir por la venta del lujoso avión presidencial, de nombre como burla: José María Morelos y Pavón, el apóstol de la igualdad, el que buscaba que se moderara la indigencia y la opulencia”, dijo el Presidente de la República.

El también fundador de Morena recordó que el pasado martes recibió el avalúo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la venta del avión presidencial en un precio mínimo de 150 millones de dólares.

Adicionalmente, están realizando el avalúo de otros 70 aviones y helicópteros puestos en oferta por medio del Catálogo Aeronaves Susceptibles de Venta hecho por Banobras.

Banobras informó que fueron enajenadas este año las 70 aeronaves y el avión presidencial vendido a través de su Catálogo, porque su uso estaba dedicado a la transportación ejecutiva de servidores públicos, así como por no cumplir las funciones directamente relacionadas con los programas y a las acciones de las dependencias que no tenían una vocación clara en beneficio de la ciudadanía.

Bajo el programa de cooperación, conocido como la Iniciativa Mérida, Estados Unidos compraba las aeronaves y se las entregaba a México, dijo Armando Rodríguez Luna, investigador del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (Casede). “Nunca se dio dinero a México en los tres años primeros años de la Iniciativa Mérida y solo era en especie”, comentó Rodríguez Luna.

La Secretaría de Marina (Semar) recibió aviones Casa, que se producen España y había una lista de espera, a la Secretaría de la Defensa Nacional le cedieron helicópteros Bell y la Secretaría de Seguridad Pública le entregaron helicópteros Blackhawk, agregó el integrante del Casede.

Banobras pidió las aeronaves a la Fiscalía General de la República, a la Secretaría de Marina (Semar), la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la Policía Federal, Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y a la Oficina de la Presidencial, porque ya no estaban en servicio y generaban gastos de su mantenimiento y en operación.

Los aviones Bell de la Fiscalía fueron construidos en la década de los 70, 80 y 90, están en buen estado, cuentan con un certificado de aeronavegabilidad vigente y se encuentran resguardados en un hangar en Guadalajara y Ciudad de México. Uno de ellos es considerado como helicóptero chatarra.

El Cessna es un avión modelo 1980, con más 12 mil horas de vuelo y está en servicio indefinidamente en un hangar de la Fiscalía, que tiene en Cuernavaca, Morelos. Otros aviones, que también son subastados, fueron recibidos en calidad de depositaria por la PGR en 2003 y asignados por medio de resolución judicial del mismo organismo.