abc Radio


Vacunación contra COVID-19 concentra esfuerzos en ciudades con alta densidad poblacional

El gobierno federal concentrará esfuerzos de vacunación contra COVID-19 en zonas urbanas con alta densidad poblacional, sobre todo en la megalópolis que agrupa a seis estados, ante el riesgo de una tercera ola epidémica en México, aun cuando se registra la disminución sostenida de contagios durante seis semanas, informó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

Aclaró que la estrategia se mantiene y sólo es un cambio de táctica que corresponde al eje de priorización secundario de la utilización de la vacuna para la normalización social y durará el tiempo necesario para proteger a las personas que habitan en zonas urbanas densas para reducir el riesgo de rebrote.

Este cambio de táctica anticipatoria a una eventual tercera ola, aplazará la vacunación en personas trabajadoras de la educación y, por lo tanto, la apertura del sector educativo. La decisión se tomó debido a que algunos países de Europa atraviesan por una reemergencia de COVID-19, y es que ninguna nación tiene garantía del control a menos que cese la epidemia en el mundo.

Conforme avanza la inmunización en territorio se ha privilegiado vacunar a las personas que habitan en regiones rurales, debido a que la distancia que deben recorrer y falta de unidades hospitalarias, las pone en mayor riesgo de complicaciones en caso de contagio.

A lo largo de los últimos 30 años ha disminuido la distribución del ingreso en México y hoy es uno de los países con mayor desigualdad social y económica, lo que implica la carencia de servicios sociales, de un medio de transporte efectivo, de un camino en condiciones transitables permanentes, incluso del acceso a información o asesoramiento en un momento de crisis.

“La pobreza siempre o la desigualdad socioeconómica siempre es lo que está detrás de los daños a la salud, de la enorme mayoría de los daños a la salud”, puntualizó.

Subrayó que existe la necesidad “imperiosa” de un sistema de salud, gratuito, público, de cobertura universal, desde luego de calidad, eficiente.

En otro orden, afirmó que la evidencia demuestra que las enfermedades crónicas no transmisibles son determinantes principales de mortalidad por COVID-19, y en México, más de tres cuartas partes de las personas viven con obesidad o sobrepeso, como resultado de un modelo alimentario que ha prevalecido durante décadas, en el que predominan los productos ultraprocesados con alto contenido calórico y azúcar añadida.

Esta situación ha llevado a México a ser el país con las más grandes epidemias de sobrepeso, obesidad, diabetes e hipertensión, que, junto con el daño ambiental, han contribuido a un deteriorado estado de salud de sus habitantes.

Afirmó que la epidemia en sí misma ha dejado algunas lecciones fundamentales, como es la necesidad imperiosa, inescapable, de un sistema de salud, gratuito, público, de cobertura universal, de calidad y eficiente.

En ese sentido, comentó acerca de los hallazgos sobre la corrupción en la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), en complicidad con distintos agentes privados que son quienes están detrás de las campañas de desinformación.

Al actualizar el avance de la vacunación, dio a conocer que el acumulado es de seis millones 243 mil 886 dosis aplicadas, que representa un avance de 58 por ciento con respecto a 10 millones 758 mil 845 dosis recibidas en el país.

Sobre ese tema, reiteró que es falso que el gobierno federal tenga almacenadas vacunas. Recordó que los biológicos deben pasar por un proceso de distribución para llegar a los municipios donde se van a aplicar, siempre cuidando la cadena de frío, ya que por las características de las vacunas deben permanecer en refrigeración, congelación o ultracongelación.

Especificó las etapas que atraviesan los biológicos: llegada al territorio nacional, asignación de dosis a entidades federativas, distribución y entrega por parte de las Fuerzas Armadas y aplicación.

Al detallar el avance de inoculaciones por grupo, dijo que 853 mil 323 personas trabajadoras de la salud han recibido la primera dosis, de las cuales 605 mil 343 han concluido su esquema de vacunación.

Respecto al personal educativo de Campeche, explicó que se aplicaron primeras dosis adicionales, para un total de 22 mil 934. De las personas vacunadas, 17 mil 626 recibieron ambas dosis.

Además, cuatro millones 583 mil 839 personas de 60 años y más cuentan con la vacuna, de las cuales 160 mil 821 tienen esquema completo, que representa un avance de cuatro por ciento.

Sobre los Eventos Supuestamente Atribuibles a la Vacunación e Inmunización (ESAVI), López Gatell expresó que más del 99 por ciento fueron reacciones leves o esperables como mareos, náuseas, fiebre o dolor en el sitio de aplicación, las cuales se resuelven espontáneamente.