abc Radio


Vacunas contra COVID-19 evitan enfermedad grave y fallecimiento: SSA

Las vacunas que se aplican en México tienen una eficacia cercana al 100 por ciento para prevenir la enfermedad grave, hospitalización y fallecimiento, afirmó el director general de Epidemiología, José Luis Alomía Zegarra.

Con su aplicación, se está cumpliendo el principal objetivo de la vacunación que es evitar casos graves y fallecimientos. Si la persona llegase a presentar signos y síntomas, serían los de una gripa leve, como estornudos, tos, dolor de cabeza, malestar general o mucosidades.

La Organización Mundial de la Salud ha referido que una vacuna que tiene más de 50 por ciento de eficacia para efectos de salud pública puede y debe utilizarse.

Hasta este día, dos millones 223 mil 846 personas tienen esquema completo de vacunación contra COVID-19, de las cuales un millón 450 mil 218 corresponden a personas adultas mayores; 756 mil 001 a personal de salud y 17 mil 627 a docentes de Campeche.

Al presentar la actualización del Comunicado Técnico Diario sobre COVID-19, dijo que en total han sido aplicadas 11 millones 703 mil 164 vacunas. De éstas, ocho millones 936 mil 919 a personas adultas mayores, 911 mil 173 para personal de salud y 22 mil 934 para el sector educativo de Campeche.

Este día, con corte a las 16:00 h fueron aplicadas 277 mil 537 dosis, por lo que se avanza en el objetivo de la estrategia de inmunización, que es evitar la mortalidad y letalidad.

Las 32 entidades federativas han registrado 14 mil 873 eventos supuestamente atribuibles a vacunación e inmunización (Esavi). Más de 99 por ciento han sido no graves, que es lo esperado. Pueden ser dolor o molestia en el sitio de aplicación, o reacciones debido a que el biológico genera una reacción del sistema inmunológico, como febrícula, malestar general o dolor de cabeza, que se autolimitan en las siguientes horas.

De esos más de 14 mil Esavi, 172 son graves, que equivalen a menos de uno por ciento, los cuales son supuestos, no quiere decir que sean atribuibles a la vacuna, por lo que son estudiados por un comité dictaminador integrado por personas expertas en diferentes especialidades que define si se debieron a la aplicación de la vacuna o a otra causa.

Precisó que la proporción de los Esavi con relación al número total de dosis aplicadas tiene una tendencia descendente, y para el día de hoy es de 0.1 por ciento.

Recordó que esta mañana arribaron al país 487 mil 500 dosis de vacunas envasadas contra COVID-19 de Pfizer-BioNTech. En total México ha recibido 16 millones 900 mil 850 biológicos envasados.

Con relación a las vacunas que adquirirá México a través del mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud, mencionó que no han llegado debido a que las farmacéuticas no han podido cumplir con la demanda.

La llegada de las vacunas que se adquirirán a través de Covax “no depende tanto de un trámite o algo que México pueda hacer para acelerar el procedimiento, depende que Covax cuente con los inventarios, que cuente con la vacuna y entonces en su momento inmediatamente surtir al país”.

Explicó que el mecanismo Covax se creó para asegurar la dotación y distribución equitativa, que además permita el acceso a las vacunas a países en vías de desarrollo o que no tienen los medios económicos para adquirirla de manera directa.

Reiteró que a través de un acuerdo del Consejo Nacional de Salud (Conasa), las entidades federativas entregan listados validados del personal de salud de unidades públicas y privadas. La vacunación a personas trabajadoras de la salud continuará conforme se cuente con los censos, lleguen más vacunas y concluya la inmunización de personas adultas mayores.

Al referirse al regreso a clases presenciales, dio a conocer que las secretarías de Salud y de Educación Pública trabajan en protocolos, lineamientos y manuales para el regreso en condiciones de seguridad.

Algunas de las recomendaciones para el retorno a la escuela son: el filtro familiar que consiste en no enviar a la escuela al estudiante que presente signos y síntomas de la enfermedad; monitoreo del alumnado al entrar a la escuela y durante las clases; asistencia y recreo escalonados; y suspensión de clases en uno o en varios grupos o en todo el plantel, en caso de detectar un caso sospechoso o confirmado.

Las clases presenciales se darían en un nivel de riesgo bajo por la disminución de la transmisión y porque las personas de riesgo han sido inmunizadas y el plantel cumple todas las condiciones antes mencionadas. En ese sentido, la inmunización a docentes y personas adultas mayores marca un punto de partida para el retorno, ya que reduce el riesgo de enfermedad y de fallecimiento.

Insistió en que el regreso no será de un día para otro, se tienen que cumplir requisitos como estar en verde del Semáforo de Riesgo Epidémico, o en amarillo con posibilidad de cambiar a verde; y con todas las medidas sanitarias.

La tendencia descendente de la pandemia lleva 11 semanas y en el segundo día de la semana epidemiológica número 13, se registra una disminución de casos estimados de 16 por ciento y solo 17 por ciento de ocupación de camas generales y con ventilador, por lo que se tienen disponibles 25 mil 627 camas generales y ocho mil 297 con respirador mecánico.

Hizo un llamado a las personas a mantener las medidas sanitarias en todos los entornos y actividades en los que se encuentren, como es el laboral, al realizar compras, entre otros. Entre las acciones resaltó el uso adecuado de cubrebocas, lavado de manos frecuente con agua y jabón y sana distancia.