abc Radio


Van contra tala ilegal en el Ajusco

  • Tania Aviles
  • Viernes 22 de febrero de 2019
  • en ABC Noticias

Sobre el Valle de la Cantimplora, casi a 5 kilómetros del Ajusco, se observa la tala de árboles y al fondo, hacia el Estado de México, el ruido de las motosierras. Sobre la carretera el humo de los aserraderos guían hacia el poblado de Xalatlalco, en el Edomex. En la comunidad se percibe el miedo hablar de los talamontes, en voz baja y con la cabeza agachada María, mientras acomodaba los tubos de fierro que sostiene su local de venta de chiles serranos, dijo que sí sabe algo de su trabajo pero tras una pausa corrigió y dijo que no estaba segura.

María coincidió con tres taxistas. El operativo contra los aserraderos clandestinos inició el pasado lunes. Eran cinco camionetas del Ejército que entraban y salían de Xalatlalco, pero más no sabían.

“El mero chingón se llama Alfonso Jiménez, es de Tomasquillo, ahí es donde están los aserraderos, y la gente vive con miedo, porque ahí se hace lo que dice él y Santos Ferreira”, expresó uno de estos hombres que por temor pidió omitir sus nombres.

“Ojalá los detuvieran en verdad, acá ya se acabaron los bosques, llenan hasta tres camionetas de trozos de árboles, y el agua se está acabando”, denunciaron. Y sí.

El Sol de México recorrió la carretera para confirmar los pocos y delgados árboles que le quedan a esta parte del límite entre el Estado de México y la ciudad. En un área de entre 100 a 150 metros se exhibe la tala de árboles que se realizó en no más de tres días, pues aún yacen sobre el piso.

Sobre los dos sentidos de la carretera del Ajusco rumbo al Valle de la Cantimplora, están distintos cortes de árboles. Así sobre sus calles se observa el aserrín que va cayendo de los camiones que trasladan la madera.

Para frenar la tala, elementos de la Gendarmería sobrevolarán la zona / Foto: Ernesto Muñoz

La carretera Xalatlaco-Ajusco es una zona que ha sido testigo del conflicto agrario que culminó en 2008 por la disputa de una zona boscosa de la región. Sin embargo ahora regresarán elementos del Ejército pues el gobierno capitalino emprenderá un operativo contra los talamontes.

“En algunos casos son comuneros pero ha habido un incremento de la tala de grupos de taladores que no viven en la ciudad, que están entrando ya sea de Morelos o del Estado de México y por eso están participando las fuerzas federales, además porque la tala clandestina en zonas forestales es un delito federal”, señaló la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

También el Estado de México emprendió un operativo. Elementos de la Gendarmería Nacional, así como granaderos de la Policía Federal detectaron seis puntos de aserraderos clandestinos en esa zona boscosa. A lo largo de la carretera, los pareajes más conflictivos por la tala ilegal son La Placa y La Silva así como La Aceitera y Rancho La Grinda, donde el miércoles pasado se registró un enfrentamiento.