abc Radio


Admiten falla en refacciones de la Línea 2 del Metro

  • Tania Aviles
  • Viernes 29 de marzo de 2019
  • en CDMX

El Consorcio Internacional Quetzalcóatl se comprometió a atender las fallas registradas en 24 diferenciales vendidos al Metro pese a que las autoridades atribuyen estas averías como un riesgo a la seguridad de los usuarios.

Y es que un reporte de la actual administración del Metro critica la compra de diferenciales para los trenes a una empresa que calificó como no especializada y encima de ello se han detectado averías en algunas de las refacciones vendidas.

Al respecto la empresa refirió a este diario que efectivamente detectaron fallas en 24 diferenciales de la marca Texelis, pero rechazó que no se hagan cargo de los desperfectos, como dio a entender el Metro en un documento.

“Hemos atendido todos y cada uno de los requerimientos técnicos que nos ha hecho el personal del STC de forma oportuna y en la misma forma hemos hecho válidas las solicitudes de atención como lo seguiremos haciendo hasta el finiquito del contrato”, remarcó el Consorcio.

A esta empresa se le adjudicó de manera directa un contrato por 997 millones de pesos –captados del aumento a la tarifa del Metro- para la compra de mil 19 diferenciales marca Texelis para trenes de la Línea 2.

Si bien el Consorcio Internacional Quetzalcóatl tiene la exclusividad para vender en México las refacciones de la marca francesa Texelis, su perfil está notoriamente inclinado al ramo de salud y no así de transporte.

El director del CIQ, Jesús Aguayo Corona, negó que dedique exclusivamente a la venta de equipo médico, como señaló el Metro citando datos del Sistema de Información Empresarial Mexicano (SIEM); el objeto de esta empresa es “la compra, venta, importación, exportación, distribución y comercialización en general de toda clase de artículos y mercancías susceptibles de comercialización”.

Sin embargo, lo mismo vende material médico al ISSSTE o la Secretaría de Salud de la Ciudad de México que refacciones de alta especialización, fabricadas en Francia, para trenes del Metro.

La compañía aparece como importadora de productos químicos en los padrones del Servicio Administración Tributaria (SAT) y ha obtenido licitaciones para la venta de insumos médicos para el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Foto: Roberto Hernández

Otros de sus clientes son el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el Instituto Nacional de Cancerología y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Durante el gobierno de Felipe Calderón, Consorcio Internacional Quetzalcóatl vendió 165 millones 726 mil pesos en productos médicos como formol, vaselina, glicerina, éter sulfúrico, ropa y sábanas desechables, material de curación, instrumental médico, material de limpieza y suministros de laboratorios a todas esas instituciones.

El ISSSTE le entregó más de 145 licitaciones por un monto de 163 millones de pesos a la empresa, quien a cambio le dio uniformes y vestuario blanco, sustancias químicas, material radiológico, entre otros insumos médicos.

El Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez dio 11 contratos, la SHCP otorgó 4 licitaciones, la Sedena y el Instituto Nacional de Cancerología adjudicaron un contrato cada uno. También el gobierno de Colima en 2010 le compró productos médicos a Consorcio Internacional Quetzalcóatl.

Además comparte domicilio legal y fiscal con la empresa Proveedora Mexicana de Artículos de Curación y Laboratorio (Promac) en Carlos B. Zetina 178, colonia Escandón, alcaldía de Miguel Hidalgo, así como representante legal: Jesús Aguayo Corona.

Este diario pudo confirmar que Promac ha suscrito contratos con la Secretaría de Salud de la Ciudad de México para proveer materiales de laboratorio como probetas, vasos precipitados, matraces, guantes, entre otros. Uno derivó de la licitación pública internacional 30001122-003-18, en septiembre de 2018, por un monto de cuatro millones 211 mil 631 pesos.

Incluso en años anteriores también fungió como proveedor de esta dependencia. En noviembre de 2011 se suscribió un contrato por cinco millones 947 mil 102 pesos para la compra de 80 camas hospitalarias de diversos tipos.