abc Radio


Aideé era el ejemplo para sus hermanos, hoy es su funeral

La anarquía en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Oriente, donde los porros imponen su voluntad, es la única explicación que encuentran amigos y compañeros al homicidio de Aideé, la joven asesinada de un balazo en medio de una clase de matemáticas.

Entre el árido suelo de Tempezquixtla, una comunidad de Huatlatlauca, un alejado municipio de la sierra mixteca poblana, donde la gente debe elegir entre sobrevivir con la siembra temporal de maíz y frijol, la elaboración de artesanías de palma o migrar, decenas de familiares y amigos no tienen más que buenos recuerdos de ella. “Era muy buena, muy noble”, “en todo participaba”, “nunca se metía con nadie y todo lo que se proponía lo hacía” “era muy buena amiga”, son sólo algunas de las expresiones.

Y es que si bien Aideé nació en la Ciudad de México, aprendió de sus padres, Ángela y Wenceslao, el cariño por sus raíces indígenas y el deseo de superación, por lo que era un ejemplo para sus cuatro hermanos y mucha gente de esta comunidad que vio nacer a su padre.

Para sus papás, la muerte de Aideé es inexplicable, pues nunca les dijo que fuera acosada o molestada por alguien y porque, además, siendo una chica alegre, sana, respetuosa y solidaria, valores inculcados no sólo por ellos, sino también por el grupo de Scouts y de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a los que asistía, era imposible que tuviera enemigos.

Consternados, se resisten al rencor con un poco más de facilidad que las lágrimas, pero no desaprovecharon la oportunidad ante los medios de comunicación para exigir al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a esclarecer el crimen de su hija y a evitar que otros tengan que pasar por tal dolor.

No entiendo porqué se le truncó la vida (…) que la justicia haga lo que tenga que hacer: Wenceslao Mendoza, papá de Aidée / Foto: Bibiana Díaz

“No entiendo porqué se le truncó la vida, tenía muchos sueños, muchas ilusiones (sic) que Dios lo perdone pero sí pido justicia, que la justicia haga lo que tenga que hacer”, expresó su padre.

Para don Nico, su tío, las primeras versiones de las autoridades son increíbles y la opacidad con las autoridades escolares y judiciales prestaron los primeros auxilios e hicieron las indagatorias, más que tranquilizalos, los inquieta.

LAS INVESTIGACIONES

La posibilidad de que la muerte de Aideé se deba por una bala perdida, es una línea de investigación que sigue la Procuraduría General de Justicia (PGJ) local.

Tras los interrogatorios del maestro de Matemáticas y los 10 alumnos del CCH Oriente presentes en la escena del crimen, prevalece la versión de que se escuchó una detonación muy baja y luego la joven se desplomó.

Asimismo, los jóvenes coincidieron en precisar que la víctima no tenía enemigos entre la comunidad estudiantil de dicho plantel. En el aula no se descubrieron ventanas rotas o algún otro indicio balístico que haya perforado algún muro o pupitre en el lugar.

Según la última declaración de Ernestina Godoy, procuradora de justicia, el orificio de entrada de la bala, fue muy pequeño sin embargo, persiste la versión -aún no confirmada- de que la herida fue provocada por un proyectil calibre 9 mm.

Esto apuntaría al uso de un arma diferente a la pluma bala, versión que se manejó al principio de las indagatorias. Esta arma tiene un conducto por el cual se desliza un botón que funciona como gatillo y en vez de llevar tinta, tiene espacio para una bala de calibre 22.

Su muerte deja en mí y en la comunidad universitaria indignación: Enrique Graue, rector de la UNAM/ Foto: Bibiana Díaz

Al respecto, tanto las autoridades universitarias como las de la Ciudad de México han expresado apoyo para la familia de Aideé aunque la comunidad estudiantil ya ha rechazado los dichos y analiza diversas movilizaciones para exigir mayor seguridad en todos los campus de la máxima casa de estudios.

“Desde todos los rincones de la Universidad exigimos justicia para ella y paz y libertad para todos los jóvenes de nuestro país. Ante este lacerante suceso, les invito a comportarnos con civilidad y de manera universitaria”, dijo el rector Enrique Graue en un mensaje el pasado martes.

Mientras que la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum afirmó que hay una relación permanente con la UNAM.