abc Radio


Analizan modelo de refugio para periodistas en la capital

En coordinación con el mecanismo federal de protección a periodistas y defensores de derechos humanos, el gobierno capitalino analizará el modelo de refugio de alta seguridad que podrá implementarse en esta entidad.

Y es que la anterior coordinación del mecanismo capitalino, a cargo de Claudia Cruz, indicó en su último informe que una de las áreas de oportunidad a desarrollar para el gobierno de Claudia Sheinbaum sería la instalación de un refugio el cual proyectaron con un costo, por única ocasión, de 3 millones 790 mil 920 pesos, mismo que representaba la adecuación del espacio.

La estimación de operación fue topada a 2 millones 765 mil 270 pesos pero el proyecto nunca vio la luz.

“Nunca se echó a andar desde la administración anterior, queremos hacer esa aclaración, se mencionaba pero no se echó andar el tema, se dejaron documentos, antecedentes sobre como podría actuarse y más o menos lo que podría costar un refugio y no uno de alta seguridad sino de uno donde pudieran estar algunos días en lo que se recupera o se decide su plan de protección”, explicó Tobyanne Ledesma, directora del mecanismo local.

Ante ello, Ledesma dijo a El Sol de México que ya revisan el planteamiento de este refugio no sin trabajar con las autoridades federales.

“No es un tema solo de la Ciudad de México sino de todo el país, en comunicación con el mecanismo federal ahí tendremos que decidir porque el mecanismo federal tiene sus refugios de seguridad y tienen un esquema interesante que habría que ver si ese el que queremos recopilar o lo que ya existe extenderlo, es muy importante”, sentenció.

Recordó que si bien esto es una prioridad, lo que se busca desde el mecanismo es poder ayudar a los defensores y periodistas a recuperar su vida, trabajo que realizarán desde cuatro ejes.

Ledesma detalló que existe el acercamiento con los trabajos legislativos, el impulso de los relacionados a la vinculación con órganos colectivos y defensores. Además brindarán medidas de protección no aisladas para que abonen a la calidad de vida de los refugiados e impulsarán un modelo de difusión del mecanismo.