abc Radio


Caso de Marco Antonio Sánchez no se ha aclarado: legisladores y activistas

  • Lunes 29 de enero de 2018
  • en CDMX

La desaparición del joven Marco Antonio Sánchez Flores, de 17 años, que finalmente fue localizado con vida en el Estado de México, no se ha aclarado, ni la suma de dudas y de irregularidades que se relacionan con este caso que tiene todos los agravantes de desaparición forzada, externaros legisladores, activistas e integrantes de la sociedad civil.

 

Y esta serie de hechos “nos hablan de una preocupante política de hostigamiento a los jóvenes de la Ciudad de México. Es alarmante el terrible retroceso que se ha registrado en los últimos meses no sólo en materia de seguridad pública sino de respeto a los derechos humanos y a la integridad más elemental de los jóvenes capitalinos, externó la senadora del PT, Dolores Padierna.

 

En tanto, a Tania Reneaum, Directora Ejecutiva de Amnistía Internacional México, externó que las autoridades de la Ciudad y Estado de México "nos deben una explicación de qué fue lo que ocurrió con Marco Antonio Sánchez Flores; nos faltan trozos de realidad".

 

Por su parte, cientos de organizaciones civiles, y de derechos humanos, como la Asociación Mexicana de Psicología Infantil A.C; Biofilia A.C; Balance Promoción para el Desarrollo y Juventud A.C; Cauce Ciudadano; Católicas por el Derecho a Decidir, A.C.; Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria OP”, A.C; Centro de Estudios Ecuménicos A.C.

 

Exigieron a las autoridades que se esclarezcan los hechos de la desaparición de Marco Antonio durante cinco días, se sancione a los responsables de su detención y desaparición y se garantice el acceso a la justicia de las víctimas.

 

Es imperante que se realice la investigación del caso con base en lo que establece la Ley General en materia de Desaparición Forzada de Personas, toda vez que claramente se trata de un caso de desaparición forzada en donde participaron elementos de la Policía de la Ciudad de México.

 

Igualmente, rechazaron todo intento de desviar la investigación hacia tipos penales que no corresponden a los hechos.

 

“Marco Antonio fue detenido arbitrariamente por policías mientras estaba fotografiando un mural en las inmediaciones del metrobús El Rosario. Un testigo presenció los hechos y junto con su familia denunciaron el suceso, al tratarse de una probable desaparición forzada. Después de los días transcurridos, las autoridades se mostraron omisas para localizarlo”, recordaron.

 

 

 

 

Trató de arrojarse de un puente peatonal

 

 

 

Marco Antonio fue rescatado de intento de suicidio de un puente peatonal de la avenida Mario Colín y lo remitieron ante el Juez Cívico, de donde lo dejaron  libre y cámaras de evideovigilancia lo captaron cuando deambula por el centro del municipio de Tlalnepantla.

 

 

Informes de la Policía Municipal de Tlalnepantla, Estado de México y de personal del C-4, señalan que la tarde del pasado sábado 27 de enero, el joven subió un puente peatonal que se localiza sobre la avenida Mario Colín, muy cerca del cruce de las vías del ferrocarril y a escasas dos cuadras de la plaza del edificio del palacio del Ayundamiento.

 

Algunos testigos señalan que, al encontrarse en lo alto del puente, Marco Antonio trató de arrojarse para suicidarse; sin embargo, los testigos de inmediato dieron parte a la policía.

 

        

Cuando  arribaron los policías municipales, lograron evitar que el joven Marco Antonio se arrojara, al hablar con él y convencerlo que no atentara contra su vida. Fue por ello, que lo los policías municipales remitieron ante el Juez Cívico al estudiante.

 

 Luego de ello, en las cámaras de videovigilancia del C-4 del municipio de Tlalnepantla se captaron imágenes del estudiante Marco Antonio Sánchez Flores que anduvo deambulando por más de tres horas por la explanada de las instalaciones del Palacio del H. Ayuntamiento.

        

 

Ahí, el encargado de ese juzgado cívico determinó dejarlo en libertad, pese a que es menor de edad y no se aplicaron los protocolos para menores de edad detenidos, entre los que consisten en llamar a sus padres o familiares para entregárselos.

       

 Ante tal situación, tanto el Juez Cívico del Municipio de Tlalnepantla como el Comisario de la Policía uniformada municipal incurrieron en responsabilidad por violar los protocolos para menores de edad detenidos.