abc Radio


Chelerías ambulantes: aumenta venta de alcohol en tianguis

  • Lunes 10 de septiembre de 2018
  • en CDMX

L
as denuncias de proliferación de chelerías en tianguis o mercados se han incrementado en este año en un 93%, hablan de una venta indiscriminada de cerveza a todo público, incluidos menores de edad, de acuerdo con las llamadas recibidas por el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México.

Este tipo de establecimientos se han incrementado en los dos últimos años; mientras en 2016 la venta de alcohol de forma ilegal o no autorizada representaba el 83% del total de denuncias al Consejo sobre irregularidades en establecimientos mercantiles, en 2017 esta proporción pasó al 90% y en lo que va del 2018 ya representan el 93.6%.

Los reportes recibidos a través de la línea ciudadana, el 5533 5533, y en los acompañamientos realizados por los agentes ciudadanos, los capitalinos denuncian el incremento de esta actividad en locales ambulantes o no autorizados como un factor de inseguridad, donde se generan riñas constantes, se ofrecen estupefacientes a los consumidores y se provocan accidentes y lesiones.

Además señalan que el aumento de chelerías se da principalmente en las delegaciones Iztapalapa, Álvaro Obregón, Gustavo A. Madero y Cuauhtémoc, aunque hay reportes de esta actividad en todas las demarcaciones de la capital.

Uno de los puntos más señalados es el mercado de la Lagunilla y el Chopo, en la Cuauhtémoc; El Salado, el mercado de San Juan y el tianguis de Las Torres, en Iztapalapa; en los alrededores del mercado Portales, en Benito Juárez; en el tianguis de avenida del Iman, en Coyoacán; entre otros.

El Consejo Ciudadano considera que no sólo los riesgos están en las riñas y la venta de droga al menudeo, también se corre el riesgo del consumo de alcohol adulterado, lo que afecta la salud de las personas.

Convocaron a las autoridades delegacionales a tener una mayor intervención para frenar la venta de alcohol en las calles, en particular de cerveza, la cual erróneamente se percibe como alcohol de menor graduación, cuando la evidencia demuestra que es la moderación, y no el tipo de alcohol lo que evita riesgos en la salud de los consumidores.