abc Radio

Comisaria de la Guardia Nacional diálogo con policías federales inconformes

Policías federales exigen que sean respetados sus derechos laborales y se niegan a integrarse a la Guardia Nacional

El Sol de México en línea

Tras ingresar al Centro de Mando de la Policía Federal en Iztapalapa entre empujones, la comisionada de la Guardia Nacional, Patricia Rosalinda Trujillo, ofreció dialogar con elementos de esta corporación que hoy se manifiestan.

La funcionaria aseguró que este miércoles buscará dar respuesta a las demandas de los elementos inconformes: “no me voy a mover de aquí hasta que no quede resuelto hasta el último punto del pliego petitorio que mis compañeros están presentando”.

Además, reconoció el valor de los elementos, “siempre han sido gente de primer nivel y siempre seguirán siendo”, esto tras una serie de disturbios en los que resultaron heridos elementos, periodistas y Patricia Rosalinda Trujillo.

Exigen respetar sus derechos laborales
Inconformes por ser transferidos a la Guardia Nacional y por las condiciones laborales, cientos de policías federales tomaron a las instalaciones del Centro de Mando en la alcaldía de Iztapalapa, para exigir se respeten sus derechos laborales, así como trato adecuado en sus operaciones.

En el centro de mando de Iztapalapa, donde se entrenan la policía federal y que fue inaugurado por Felipe Calderón, los agentes se quejaron de malos tratos por parte del Gobierno Federal y aseguran que el equipo que les dieron está viejo y en desuso y los uniformes que les fueron asignados no les quedan.

Foto: David Deolarte

“Esta transición de la Guardia Nacional nos está llevando al borde de un colapso tanto emocional como económico, porque nadie nos preguntó qué es lo que queríamos, sólo un capricho de ahora nuestro presidente nos está despojando de nuestra antigüedad, lo cual no es gratis, pues hemos hecho muchos sacrificios, cosa que no valoraron, además de la operatividad, días de descanso y demás. Tenemos el derecho a ser escuchados”, señalaron policías federales

Muchos de ellos afirman que nunca les dijeron que iban a la Guardia Nacional y que aquellos que serán desplegados, no se les pagará la operatividad sino hasta enero, lo que afecta su ingreso esencial para la manutención de sus familias.

Otros indicaron que no fueron notificados que a partir del 1 de julio estarían bajo el mando de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para ser parte de la Guardia Nacional y que el presupuesto para la operatividad que la corporación tiene para los elementos que son desplegados para los operativos del combate contra el crimen organizado.

Los uniformados pidieron respeto a sus derechos laborales como agentes de la Policía Federal, que incluyen cinco días de descanso al mes, el pago por operatividad y su rango dentro de la Guardia Nacional.

También que se les respete su antigüedad ya al pasar a formar parte de la guardia nacional, se pierde la antigüedad.

Foto: David Deolarte

Comentaron que los altos mandos de la corporación les están pidieron firmar la baja de la Policía Federal para incorporarse de lleno y desde cero a las filas de la Guardia Nacional.

Con la entrada de la Guardia Nacional el domingo, inició la extinción de la Policía Federal, pues se inició la transferencia de los elementos que conforman la División Gendarmería y Fuerzas Federales de Apoyo, así como sus instalaciones, equipo, vehículos, aeronaves y armamento.

Se estima que 20 mil policías federales podrían sumarse a la Guardia Nacional, pero con las transformación de las características de contratación, 12 mil podrían colocarse en la nueva corporación, el resto tendrán la posibilidad de ingresar al Instituto Nacional de Migración o solicitar su cambio a áreas administrativas en alguna otra dependencia federal.

Sin embargo, algunos elementos pertenecientes a la Policía Federal se han negado a incorporarse pues han recibido presiones para su incorporación o su renuncia voluntariamente.