abc Radio


Cubrebocas azul no sirve para mitigar efectos de la contaminación, experto

El Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) aseguró que no se ha registrado aumento en el Servicio de Urgencias por afecciones respiratorias en relación con la mala calidad del aire de la Ciudad de México.

Como El Sol de México informó, la ciudad registró dos días consecutivos el nivel 10 del Índice de Riesgo para Personas Susceptibles (IRPS), lo que se traduce en un riesgo alto para el sistema respiratorio. Este índice alerta precisamente sobre los efectos nocivos en la salud de quienes viven en la capital del país y es complementario a otras medidas de mitigación de la mala calidad del aire.

Y es que las partículas más pequeñas suspendidas en el aire representan la amenaza más grande para la población, es por ello que la subdirectora de Investigación Clínica del INER, Martha Patricia Sierra Vargas, descartó registro del brote de casos relacionados por afectaciones respiratorias como asma, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), infecciones respiratorias agudas, rinitis o sinusitis.

Este diario también preguntó al director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, Germán Martínez Cázares, sobre la incidencia de derechohabientes con sintomatología relacionada a la mala calidad del aire, a lo que respondió que hasta las 9:30 de ayer no se tenía algún registro pero que estaba al pendiente de una medida sanitaria por contingencia ambiental decretada por la Secretaría de Salud.

Fuente: Sistema de Monitoreo Atmosférico / Gráfico: Alejandro Oyervides

Ante la mala calidad del aire que se registra en la zona metropolitana debido a los incendios ocurridos este fin de semana y el predominio de partículas de PM 2.5, se emitió una serie de recomendaciones para proteger la salud y evitar complicaciones en pacientes con alguna enfermedad respiratoria crónica o cardiovascular, incluso se prohibieron las lecciones de educación física y el recreo en escuelas de nivel básico, pero las clases continúan.

Para realizar el IRPS, la Secretaría del Medio Ambiente y el Marron Institute of Urban Management de Nueva York consideraron los efectos a la salud de la contaminación atmosférica del 2010 al 2015. En este periodo se registraron 610 mil 982 visitas por asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, neumonía y otros padecimientos de vías respiratorias.

Ayer la ciudad lució como no lo hacía desde 2016, predominaban los cubrebocas entre peatones y ciclistas.

Un joven de aproximadamente 20 años cruzaba a alta velocidad en su bicicleta la Calzada de Tlalpan rumbo a Xochimilco, una de las zonas en las que se percibió el humo. Usaba el cubrebocas pues atendía las recomendaciones. En el propio INER algunos médicos caminaron con este accesorio, otros lo hacían con bufanda y se tapaban la nariz para evitar respirar la contaminación, los pacientes se cubrían aunque como una actividad obligada dentro de este instituto.

Al respecto, Rafael Hernández Zenteno, director de la Clínica de EPOC, dijo a este diario que sí es recomendable utilizar cubrebocas, aunque solo los catalogados de alta eficiencia.

Descartó que los modelos más comúnes que se ofrecen en el mercado, ubicados por su color azul con una tela delgada, puedan ser utilizados pues se mojan con el aliento, lo que no ayuda a la barrera de partículas.

De seguir con los síntomas recomendó acudir con un médico general para que este evalúe los padecimientos y canalice a las áreas especializadas. “Nos veríamos rebasados si llegan directo las clínicas, el médico de primer contacto debe evaluar”.