abc Radio


¿De qué está hecha la corona del Cristo de Iztapalapa?

A unas tres horas de la Ciudad de México, en el municipio de Miacatlán, Morelos, nos damos cita para comenzar a cortar el huizache que será ocupado en la elaboración de la corona de espinas que llevará el Cristo en esta 176 representación del Viacrucis en la alcaldía de Iztapalapa.

Las varas más largas y de espinas son las perfectas para traer a la capital del país y comenzar a darle forma antes del Viernes Santo (19 de abril).

“La vara de huizache se remoja en agua durante dos días para que se ablande y se pueda trabajar con ella”, comenta mientras nos muestra el recipiente que la contiene.

“Para la corona del Cristo nos sirve la que tiene las espinas más grandes, si te fijas no toda está así, pero procuramos traer toda la vara que se pueda, porque igual se ocupa para otras coronas que también hacemos”. Nos comenta.

En el caso de la corona del Cristo se lleva alrededor de cuatro horas para terminarla y la vara se va trenzando con otras para hacer una corona más gruesa.

En total son seis o siete vueltas de la vara para que tenga el grosor indicado.

Toño elabora desde 2014 las coronas de huizache para el Cristo y se siente orgulloso de poder elaborarla porque confía en que esta tradición debe persistir ante las dificultades que representa.

“Hoy si tú vas de aquel lado de la delegación (alcaldía) ves que venden coronas, pero no es la misma calidad ni el mismo significado, la venden nada más así y la gente las compra”, enfatiza.

“Para mí es un gran alivio ver que las nuevas generaciones están retomando la tradición y que están más interesados.

Hace unos pocos años veía menos interés de los jóvenes, pero hoy están volteando a la representación de la Pasión de Cristo en Iztapalapa como se hacía antes”.

Toño conoce muy bien la representación porque desde pequeño ha participado en ella en distintos papeles, y a la fecha lo seguirá haciendo porque, dice, le da mucha satisfacción participar en algo tan bonito.