abc Radio


José Amieva busca acabar con el trabajo infantil en la capital

  • Miércoles 13 de junio de 2018
  • en CDMX

D
e 500 a 600 pesos semanales obtienen niños que son explotados en la capital, reportó ayer José Ramón Amieva, jefe de Gobierno de la Ciudad de Mexico, quien se manifestó a favor de generar una coordinación nacional para acabar con este problema y ofrecerles alternativas a los menores y sus padres.

Al participar en el evento La Erradicación del Trabajo Infantil en la Ciudad de México, opinó que no se debe criminalizar a los padres de los hijos que trabajan, pero es necesario sancionar a quienes obligan a los menores de edad a hacerlo.

En el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, el funcionario recordó que su administración aplica el programa Niños y Niñas Fuera de Peligro, a fin de atender 55 infantes que son atendidos en un centro de estancia y provienen principalmente de los estados de Oaxaca, Guerrero, Morelos y México. Apuntó que los padres de esos menores los traen a la Ciudad de México y los ponen en las calles para trabajar y cuando ellos insisten en tenerlos ahí, entonces se les informa que es un delito y se inicia la investigación correspondiente.

Sin embargo, en la mayoría de los casos no aceptan la ayuda, se retiran y es cuando son hallados en otros sitios o a veces se van a otros estados para poner a los niños hacer mandados, limpiar parabrisas y vender cosas.

“Aquí el tema es que no vean a sus hijos, a sus hijas, como una herramienta; los ven como un objeto para tratar de obtener recursos, eso no es válido y es lo que vamos atender”, expuso Amieva, quien subrayó: cuando a un niño se le obliga a trabajar, literalmente, se le esclaviza.

En el evento, afirmó de las acciones de su gobierno para niñas y niños son para proporcionales salud, educación, capacidad para desarrollarse, jugar, disfrutar y

construir su vida para que aprovechen al máximo su niñez.

Claudia Luengas, secretaria del Trabajo y Fomento al Empleo, explicó que se llevaron a cabo dos estudios exploratorios: en la Central de Abasto y en las instalaciones del Metro, que han permitido contar con información cualitativa sobre el trabajo infantil para fortalecer las políticas públicas para la atención de niñas, niños y adolescentes.

En la ciudad se ha reducido el número de niños que trabajan, ya que se tiene la tasa más baja en ocupación infantil, dijo.