abc Radio

La Central de Abasto alista su nueva cara

  • Tania Aviles
  • Martes 8 de octubre de 2019
  • en CDMX

Se trazaron cinco ejes en los que se concentra el inicio del rescate de este importante nodo comercial

La Central de Abasto sufre de narcomenudeo, prostitución, asaltos, extorsión, grupos de poder, cuotas, corrupción, falta de mantenimiento, basura, fauna nociva, rezago tecnológico. Todo producto de la falta de atención e inversión en más de 30 años.

El reto no es menor, pero el director de la Central de Abasto, Héctor Ulises García Nieto, lo busca encarar para hacer que este nodo comercial que mueve tanto dinero como la Bolsa Mexicana de Valores –unos nueve mil millones de pesos al año- se renueve y entre en una nueva etapa.

“Cuando nosotros llegamos teníamos más de 120 puntos de tiraderos de basura a cielo abierto, una Central totalmente lastimada en sus pavimentos, con inundaciones, con un alto grado de discrecionalidad en la aplicación de la normatividad, con opacidad en muchos de los servicios, con modelos arcaicos en la prestación de servicios”, comenta en entrevista con El Sol de México.

Y añade: “ubicamos cuáles eran las acciones urgentes que teníamos que aplicar para detener el deterioro. En una palabra, cuando nos preguntan cómo encontramos la Central, decimos que en declive, en un proceso de deterioro acumulado después de años sin intervención”.

Para “parar en seco el deterioro de la Central” se trazaron cinco ejes en los cuales centran el inicio del rescate de este nodo comercial que abastece al 80 por ciento de la Zona Metropolitana del Valle de México y a 22 estados del país.

Uno de los proyectos estrella de este año será la instalación de un Centro de Comando y Control propio con más de 600 cámaras, proceso que ganó Telmex a través de una licitación pública. Todos estos proyectos se hacen con una inversión este año de 800 millones de pesos.

El gran proyecto iniciaría en 2020: la instalación de 50 mil paneles solares para la generación de energía eléctrica en los nueve mercados que abarcan 327 hectáreas entre Rojo Gómez, Canal de Tezontle, Canal Río Churubusco y Eje 6.

Y hay otro en camino. La habilitación de un Centro de Acopio a través del cual se busca pasar de la entrega de despensas al abastecimiento de alimentos para los comedores populares que administra la Secretaría de Inclusión y Bienestar.