abc Radio


Le ruegan a la Llorona para tener más ventas

  • Viernes 27 de octubre de 2017
  • en CDMX

La mala fama que dejó El Ojos, el terremoto y el video del sismo en Xochimilco son los tres factores que ahuyentaron a los visitantes del Lago de Los Reyes, en el centro de la delegación Tláhuac, que en la actualidad sólo dan servicio 25 trajineras de las 75 existentes.

En un recorrido de El Sol de México por ese sitio lacustre, considerado el lugar turístico más importante de la demarcación, sus canoeros se quejan de la situación y de la caída en sus servicios de hasta un 70%.

“Pues sí, no nos queda otra que rogarle a la Llorona”, afirman y es que el viernes empezó la temporada de representaciones de esa leyenda típica mexicana y esperan tener una buena afluencia de visitantes

En tiempos de los aztecas, el lugar fue conocido como Huey Atezcatl, que en español quiere decir gran espejo de agua, tiene una superficie de 1.9 hectáreas, es el más extenso sistema de canales y chinampas de esa delegación; y posee un rico ecosistema de flora y fauna en el que existen 25 especies de aves (algunas de ellas en peligro de extinción) como gallaretas, garzas, patos; cinco especies de peces, réptiles, y mamíferos; además de una variedad de árboles y arbustos.

Alfredo Navarrete, uno de los caoneros, lamentó que está muy bajo el trabajo, la afluencia de visitantes es crítica, y los pocos que llegan tienen miedo de subirse a las trajineras, luego de que vieron el video que circuló en las redes sociales de cómo los paseantes vivieron el sismo en los canales de Xochimilco.

Antes de ese movimiento telúrico, los domingos realizaban cinco o seis viajes y sacaban de mil 300 a mil 500 pesos y la flota era de 75 trajineras, pero ahora solo 25 ofrecen recorridos y hacen dos o tres viajes, cuando mucho y obtienen, “si bien nos va, 500 pesos”.

Ya cerca el Día de Muertos, en un paraje del Lago de Los Reyes se escenifica la leyenda de La Llorona, del 27 de octubre al 4 de noviembre, y para esa representación el gobierno delegacional no apoyó para nada, dejó solos a los canoeros.

Los prestadores de servicios turísticos le apuestan a que sea una buena temporada de esa obra de teatro de la leyenda típica mexicana, por lo que ofrecen un recorrido de 45 minutos por los canales, la puesta en escena dura dos horas y media y la tarifa es de 180 pesos.

Las funciones son de siete a diez de la noche, de las 10 de la noche a la una de la mañana y de la una de la mañana a cuatro de la mañana. “Lo que saquemos de algo nos servirá”.

A su vez, los encargados del restaurante La Playa, a la orilla de dicho lago, también se lamentan de la situación, y aseguran que la afluencia de comensales bajó prácticamente a 100%, ya que hay días en los que sólo atienden una mesa; mientras que antes del sismo se atendían hasta 180 personas.

Otro factor que influye en el desplome de las ventas es el cierre de calles por los daños que dejó el terremoto del 19 de septiembre, y como ejemplo mencionaron que antes del mismo se hacía 15 minutos del Metro Zapotitlán al centro de Tláhuac y ahora el traslado se realiza en 40 minutos.

En todo esto los proveedores también han resultado perjudicados, pues los restauranteros ya no les compran la misma cantidad “¿para qué, si no hay clientela”.