abc Radio

Telmex implementará vigilancia en la Central de Abasto

Con la propuesta más económica, resultó ganadora de la licitación pública para monitorear la Central de Abasto

Maleny Navarro, Cecilia Nava e Israel Zamarrón | El sol de México

La edificación y puesta en marcha del próximo Centro de Comando y Control (C2) de la Central de Abasto de la Ciudad de México estará a cargo de Telmex, empresa que también inició la operación de lo que hoy es el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano (C5).

Telmex, propiedad del multimillonario Carlos Slim, ganó la licitación de este centro en la que participaron ocho empresas pues ofertó la propuesta más económica.

A través de una ronda de mejoramiento del precio, existieron 31 descuentos en las que la compañía telefónica peleó muy de cerca con Thales de México.

En esta batalla, el costo bajó 63 millones 375 mil 140 pesos de la propuesta original de Telmex por lo que el fallo de la licitación fue a favor de la compañía. El C2 de la Central de Abasto será construido por un total de 165 millones 800 mil 102 pesos, IVA incluido, y el contrato terminará el 31 de diciembre de 2019.

Y aunque ya existe un Centro de Inteligencia y Monitoreo en este centro de distribución de alimentos, el propio C5 reconoció que la obstrucción de la visualización de las cámaras de vigilancia y la falta de un sistema de análisis de video moderno con capacidad de reconocimiento facial y de placas no permite realizar las funciones correctas.

NEGOCIOS DIRECTOS

En diciembre de 2018 y tras una renegociación del gobierno local y el C5 con Telmex, se concretó un nuevo contrato directo de Wi-Fi que permitió el ahorro -según las estimaciones- de 307 millones de pesos así como la ampliación de la cobertura gratis a 14 mil 500 puntos.

Sin embargo, Telmex ya conocía bien el C5 antes de tener este contrato con el actual gobierno capitalino.

El Sol de México informó en julio del 2018 que el primer contrato adjudicado de manera directa se firmó el 30 de diciembre de 2008 entre la Secretaría de Seguridad Pública y Telmex por un monto de 459 millones 431 mil 428.49 dólares, a un tipo de cambio que no debía rebasar los 16.70 pesos, y tuvo vigencia hasta el 31 de diciembre de 2011.

Es decir, la puesta en marcha de lo que hoy se conoce como C5 tuvo un costo aproximado de siete mil 672 millones 504 mil 855.78 pesos.

Casi cinco años después llegó la segunda etapa del proyecto Ciudad Segura, con la colocación de siete mil cámaras más; el contrato se entregó el 15 de noviembre de 2013 por un monto de 4 mil 550 millones de pesos.

La vigencia de este segundo contrato venció el 31 de diciembre de 2017, sin embargo en el camino el Gobierno de Mancera entregó un tercer contrato.

“No toleraremos la corrupción”, advierte coordinador de la Ceda

Después que más de 300 comerciantes de la Central de Abasto (Ceda) pidieron quitar a miembros del Comité Técnico y la Administración del Fideicomiso por ser personas corruptas, Héctor Ulises García Nieto, coordinador y administrador General de la Ceda, pidió a los denunciantes presentar las pruebas y hacer las demandas correspondientes.

“No toleraremos ningún acto de corrupción, invitamos a quiénes tienen conocimiento de estos actos a que presenten su denuncia ante las autoridades competentes, la cuál será investigada hasta sus últimas consecuencias”, respondió.

A partir del próximo lunes se esperan manifestaciones escalonadas de comerciantes para presionar a los administradores de la Ceda y que quiten a algunos integrantes del Comité.

EL DESARROLLO

Dentro de los cambios más relevantes está la implementación de nueva una infraestructura de vigilancia con cámaras de video de alta tecnología para hacer segura la estancia de vendedores y compradores en naves, pasillos, patios de maniobra, bahías, estacionamientos, avenidas y calles.

Además habrá un proceso de digitalización y simplificación de todos sus procesos, con un beneficio directo a más de 500 mil personas que cotidianamente realizan transacciones comerciales, y que en épocas especiales como romerías, llegan a más de 700 mil.

“Este mercado está catalogado como el centro económico de mayor distribución de alimentos en América Latina, por lo que merece esta renovación para que siga siendo un polo de desarrollo comercial”, comentó García.