abc Radio


Terminar rezago en pensión de adultos mayores, reto de la próxima titular de Sedeso

  • Lunes 6 de agosto de 2018
  • en CDMX

A
lmudena Ocejo buscará terminar con el rezago que existe en la pensión de adultos mayores, mejorar los beneficios y evitar que estos programas sean un botín político. Su reto personal: disminuir el número de personas en extrema pobreza, que hoy en día se calcula que son 150 mil en la capital.

¿Qué programas sociales son indispensables
en la Secretaría de Desarrollo Social?

El primero, y que ha sido el más importante desde hace muchos años, es el de la pensión alimentaria para adultos mayores. Este no sólo es importante mantenerlo, sino que la meta es cubrir el rezago que se tiene actualmente para lograr la cobertura universal, no se ha avanzado y será lo primero. También existen programas de apoyo como de útiles y uniformes escolares, se mantiene y se refuerza.

¿Cuáles programas deben cambiar o
quitar?

Más que quitar es reorganizarlos, porque algunos pueden estar temáticamente combinados y entonces lo que tendría sentido es que se reorganicen alrededor de la misma temática, ya sea como los apoyos de discapacidad y aquellos que tienen que ver con el mejoramiento de ingreso (empleo) para mujeres, entonces, dependiendo el grupo al que va dirigidos más que quitar es reorganizar. Esto no quiere decir que todos los programas que conocemos se quedan idénticos.

¿Qué es lo que quieren reorganizar en
la Secretaría?

En todo lo que tiene que ver con poblaciones de atención prioritaria, que reforzar el tema de jóvenes, personas mayores, deporte, también lo comunitario. Toda la parte de atención individual que tiene que ver con poblaciones de extrema vulnerabilidad que son prioritarios, por otro lado es todo el desarrollo de la dimensión colectiva de los individuos.

Al crearse la Secretaría de Atención a Mujeres se quita todo esto de Sedeso y en el DIF se van a reforzar todos los temas de familia de infancia, para tener una organización más definida.

El padrón de adultos mayores es de
525 mil, ¿cuál será la meta durante su
administración?

Se tiene identificado cual es el universo, son 675 mil, el problema es que hay que ver si en efecto es mayor o menor el universo, entonces ya en principio ya tenemos el rezago, y siempre se va sumando.

En la promesa desde el gobierno federal
es bajarlo a 65 años, ¿cómo será este
proceso?

Lo que vamos a hacer es trabajar de manera coordinada, millón y medio es el cálculo de la población de 65 para arriba, entonces vamos a tener una estrategia coordinada con el gobierno federal porque la Ciudad de México va a cubrir ese rezago a partir de 68 años.

La estrategia coordinada con el gobierno federal es de 65 a 68 y después nosotros de 68. En estos momentos se quedará a mil 209 pesos mensuales, una vez que tengamos la información más clara y la revisión, se verá cual es el monto al que se podrá llegar o mantener el primer año este monto, pero todo será dependiendo del gobierno federal.

Nosotros seguimos cubriendo a partir de los 68 años sin inconveniente y lo lograr esa cobertura, pero va a entrar en acción el programa federal, no sé la meta del próximo gobierno en la ciudad, pero estaremos viendo ese tema en los próximos días con las mesas de transición con el gabinete de Andrés Manuel López Obrador, para establecer ahí los números concretos.

Este es un programa universal que es la dignidad del adulto mayor, todos los adultos mayores de la ciudad lo pueden solicitar, no importa donde vivas.

La austeridad republicana tiene la
premisa de primero los pobres, ¿debe haber
mayor presupuesto para la Secretaría
que encabezará?

No sé si pensar en que tenga el mayor presupuesto, sino que tenga los recursos que se necesitan para atender las demandas y necesidades de la población que están en un nivel socioeconómico que no le permite alcanzar un mejor bienestar.

¿Cómo van a atender a la población en
situación de calle, conocemos los que están
por pobreza y otros por adicción?

Es uno de los temas que tenemos que pensar de un modelo muy específico, porque como bien dices la población en calle tiene muchas características y muy difícil de ubicar porque es movible, pero tiene características distintas, puede haber población joven, mayor e incluso niños, en efecto o presentan problemas de salud mental, adicción o mucha violencia familiar que los expulsa a la calle, no es el mismo tratamiento para todos, lo primero es tener un buen censo.

Hay que tener una intervención desde diferentes ángulos, es un grupo de población difícil pero está considerado de alta vulnerabilidad, hay reforzar. El tema de calle tiene un desafío, que siguen siendo muy insensibles, no se les ha dado toda la atención.

¿Se deben incrementar los comedores
comunitarios?

No, por el momento deben quedarse los que están, de lo que se trata es mejorar el servicio, y la atención. Vamos a revisar cómo están operando, que estén los servicios que se tienen que dar, que no haya salidas de los recursos que no tengan que ser utilizadas más que en la atención específica, que los comedores funcionen bien porque no todos tienen las mejores instalaciones.

¿Cómo se involucrará en la atención a
damnificados del sismo del 19s?

Ese es otro de los pendientes, una vez que esté asignado el equipo de transición para la reconstrucción de cómo está el censo de las personas y de los inmuebles vamos a tomar medidas especificas, no sólo para el proceso de reconstrucción, sino ahí sí ver cuáles son las necesidades donde la secretaría brinde apoyo social.

¿Cómo blindará los programas de la
Sedeso para que no sean un botín político
en procesos electorales?

Uno de los primeros pasos es en avanzar hacia tener un padrón único de beneficiarios de todos los programas, porque de otra manera pueden utilizarse los padrones para otros objetivos que no sean los de el desarrollo social.

Aunque también un solo padrón puede hacer mal uso de cualquiera de los padrones, pero tener un padrón único te da información concreta sin datos personales, además la pondremos disponible a la población, con todo el cuidado de datos personales.

Esta es una manera de ir reduciendo esos espacios de discrecionalidad que pueden tener las personas que están en contacto con la población. La otra opción es trabajar fuerte para que esa entrega de los beneficios sea oportuna y que no tenga que pasar por ningún trámite, que sea una ventanilla única, y el tercer objetivo, es quitar el estigma de la pobreza y la vulnerabilidad.