abc Radio


Torre Latinoamericana, el rascacielos que ha sobrevivido tres terremotos

  • Jueves 28 de septiembre de 2017
  • en CDMX

La estructura de la
Torre Latinoamericana ha resistido tres grandes terremotos,
desde su altura, a 181 metros del suelo observa desde el 30 de abril de 1956 el devenir de la Ciudad de México.

Ubicado en la esquina del Eje Central Lázaro Cárdenas y la avenida Francisco I. Madero, el rascacielos, con 44 pisos, fue el edificio más alto de la capital del país desde su construcción hasta 1972 y
obtuvo el record de la torre más alta del mundo
fuera de Estados Unidos.


No te pierdas:
Con el puño en alto, México recuerda los sismos del 19 de septiembre

Además fue el primer y más grande edificio con fachada de cristal y aluminio y la única en todo el mundo en estar en asentada en una zona de alto riesgo sísmico por lo que fue un precedente para la construcción de edificios en todo el mundo.

El predio, que en la actualidad ocupa la torre, fue ocupado por la casa de animales del tlatoani mexica Moctezuma II y tras la conquista, ahí se construyó el antiguo Convento de San Francisco.

undefined

En 1947 inició la planeación de un nuevo edificio que albergaría la compañía Latinoamericana de Seguros con la enmienda de hacer una construcción que representara la importancia de la empresa en México y el crecimiento de la ciudad y del país.

Para la edificación del moderno edificio
se consideró un proyecto de 27 pisos, con pilotes de madera,
estructura de acero reforzado con concreto, semejante a los edificios vecinos, pero luego de una revisión del subsuelo se encontró que era posible diseñar un edificio de 40 pisos.

En cumplimiento con su objetivo, la magnífica torre se erigió como muestra del México creciente de la época y fue inaugurada oficialmente el 30 de abril de 1956, la compañía de seguros ocupó del cuarto al octavo piso, mientras que el resto del espacio se ofreció para oficinas en renta.

terremoto_1985_torre_la.jpg

Los tres terremotos que ha sobrevivido

La Torre Latinoamericana ganó fama a nivel internacional cuando
resistió el terremoto el 28 de julio de 1957,
gracias a su construcción con estructura de acero y pilotes profundos, dicha hazaña le mereció un reconocimiento del American Institute of Steel Construction (Instituto Americano de la Construcción de Acero).

Pero el edificio de 44 pisos aún tenía que enfrentar un reto mayor:
el terremoto de 8.1 grados Richter del 19 de septiembre de 1985,
pese a la fuerza del fenómeno “la Latino”, se mantuvo en pie frente a la destrucción de edificios vecinos.

Otro
19 de septiembre pero de 2017 un sismo de 7.1 grados
sacudió sus cimientos, sin embargo, permanece en píe, de manera aparente sólo sufrió el rompimiento de algunos cristales que ya se encuentran en proceso de reparación.


Lee también:
Esto es lo que ha pasado con la construcción del memorial en Álvaro Obregón

Para el director de la torre, Pedro Fossas, con el paso de los años el rascacielos
ya no es el más alto, ni el más moderno,
además de no contar con la última tecnología, sin embargo “sigue teniendo un magnetismo muy especial.”

En entrevista, argumentó que la torre es considerada como uno de los emblemas más representativos de la ciudad e incluso del país por su impotente diseño y su ubicación.

Reconoció que la torre se tiene que modernizar, sin embargo, señaló que para ello se requerirían muchos millones de pesos.

Vida_Cotidiana-1_205.jpg

Explicó que una manera de obtener los recursos que se requieren para su renovación sería la
venta de espacios publicitarios,
pero la autoridad no permite la publicidad en la fachada del edificio.

“Es el mayor anhelo que tenemos, nos encantaría renovar la torre en muchos aspectos técnicos y estéticos como el esplendoroso vidrio azul que el paso del tiempo ha ido deslavando”, puntualizó.

En febrero del 2017 el reloj se sustituyó por cuatro pantallas con tecnología led, que ofrece datos como la hora a las miles de personas que todos los días transitan en la zona concéntrica a la torre.

Además de albergar oficinas de diversas compañías,
tras subir 916 escalones ofrece una vista privilegiada de la Ciudad de México
en su mirador, además de un restaurante y un museo.

Simulacros se deben realizar también en el hogar y en familia

No estuve el #19S, pero lo viví a través de WhatsApp

Ángeles caninos, los símbolos de la esperanza en el 19S