abc Radio


Tráfico, comercio ambulante, falta de agua, es sólo un poco de lo que implica vivir en la colonia Juárez

  • Domingo 1 de julio de 2018
  • en CDMX


V


ivir en la colonia Juárez implica acostumbrarse al caos cotidiano. Enclavada en el corazón de la Ciudad de México, esta zona padece tráfico, comercio ambulante, falta de agua, desarrollos inmobiliarios, basura y cascajo en las banquetas, baches y obras de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El Sol de México identificó por lo menos tres grandes obras de excavaciones profundas en Reforma y Florencia; en Insurgentes 64 y en Sevilla y Chapultepec; estas intervenciones generan ruido constante y afectan el tránsito peatonal y vehicular con la entrada y salida de camiones de carga pesada.

De acuerdo con el vecino Federico Arenas, la construcción de rascacielos como la Torre Bancomer, o la próxima Torre Reforma Colón, afectan el abasto de agua, además de que colapsan la red de drenaje y atraen población flotante que incentiva el comercio ambulante.

En Hamburgo, desde la calle Roma hasta Insurgentes, se registraron obras de la CFE en las que se rompe el concreto de la acera y se afecta el paso peatonal; en la calle de Toledo el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) rompió el pavimento días después de que éste fue arreglado.

Otro problema que sufren son los trabajos de las empresas cableras, que realizan intervenciones para soterrar material y en muchas ocasiones dejan el pavimento dañado y los cables sobre la acera.

El sismo del 19 de septiembre todavía exhibe sus marcas: en Hambuego 112, en la llamada Zona Rosa, se demolió un edificio que fue dañado por el terremoto, pero debido a que está tapiado, el paso peatonal y vehicular se ve afectado.

Arenas dijo que también padecen un deficiente servicio de recolección de basura, pues los camiones reciben los residuos en vía pública y debido a su deterioro desprenden líquidos que provocan mal olor.

LIDIAR CON JUNIORS

Una de las problemáticas más recientes en esta colonia fue la llegada, desde mayo pasado, del Toledo Rooftop 39, una terraza frecuentada por jóvenes que llegan con escoltas armados y en autos de lujo de marca BMW o Mercedes Benz.