abc Radio


No apagues la llama: Consejos para mantener a flote el romance

Sobre el enamoramiento se dicen muchas cosas, como que provoca el aumento de la dopamina, un neurotransmisor natural; o la estimulación de la hormona oxitocina y los efectos que te hacen sentir: satisfacción y euforia constante.

Aunque esos dichos estén comprobados científicamente, según la psicoanalista, Claudia Rodríguez, hay comportamientos y consideraciones hacia tu pareja que puedes contemplar para establecer una mejor relación.

amor-2.jpg
 

1. Si tu pareja falla, hay que pensar cómo estás llevando el noviazgo. Cuando alguien te decepciona, piensa qué hay de malo en ti: ¿qué nos pasó? en lugar de ¿qué le pasa?

2. Recuerda que todas las relaciones tienen problemas y que todos somos humanos. La perfección únicamente existe en nuestra mente y en nuestros ideales.

3. Hablar, hablar y hablar. Cada vez que identifiques que algo no está bien, hay que decirlo. Las cosas que se guardan quedan intactas, al mencionarlas puedes desgastarlas y por lo tanto te causarán menos problemas e incomodidades.

amor-3.jpg
 

4.Es vital estar bien contigo mismo, esto significa: identificar qué quieres, por qué lo quieres, qué te hace bien y qué no.

5. Tener bien claro qué puedes tolerar por parte de tu pareja y no rebasar tus propios límites. Con esta consciencia habrá muchas cosas que te molesten pero que no tengan el peso suficiente como para terminar una relación.

Los latidos del corazón de los enamorados se sincronizan, según demostró un estudio de Emilio Ferrer, profesor de psicología de la Universidad de California

amor.jpg

Todo se transforma

La especialista también menciona que conforme avanza la vida, la forma de percibir el amor cambia y sí, va madurando.

“El amor adolescente es apasionado e idealizado; se piensa que el otro es como lo concebimos en nuestra mente, por eso se toleran poco los errores e imperfecciones.  Cuando amas en la edad adulta, la ternura y la pasión tienen más peso que los problemas, las imperfecciones y las desilusiones. Implica perdonar y reparar errores, hablar y tratar de solucionar problemas en lugar de rendirse”, concluye Claudia Rodríguez.