abc Radio


Jaime Varela se convierte en el divo

Empezó a los 15 años con un espectáculo tributo a Juan Gabriel y luego trabajó siete años con él

Jaime Varela fue como un espejo en el escenario de un grande. Ensayó e hizo coros con Juan Gabriel durante siete años, por invitación del equipo de producción del artista.

ROSARIO REYESPara cuando se integró a la compañía que acompañaba a Juan Gabriel en giras, ya tenía varios años imitándolo en sitios emblemáticos como México Típico, Guadalajara de Noche y el Santa Cecilia de Garibaldi.

“Los mariachis que trabajaban para Juan Gabriel conocían a mi papá. Al saber de mi, fueron hablando con su equipo. (Los productores) Darío de León, Pedro Marrufo y Jesús Salas, que fue su manager, fueron a ver el show y les gustó; en ese entonces presentaba un fragmento de lo que fue el primer Palacio de Bellas Artes que hizo Juan Gabriel y hablaron conmigo para trabajar apoyándolo primordialmente en los coros. Durante siete años estuve ensayando por él durante el día, para que él estuviera muy bien en la noche y ese fue mi trabajo, lo disfruté y aprendí mucho”, relata el cantante y actor en entrevista.

Después de trabajar con él, depuró su recreación, como llama a la propuesta artística que comenzó a los 15 años de edad, en honor a su ídolo. No es una parodia, aclara. “Lo que vengo haciendo desde hace 30 años, es recrear, personificar, llevar su música con una responsabilidad muy grande”, asegura.

“Fui corista de Juan Gabriel desde 1994 y esa secuencia de momentos que viví con él, fue para mí un parteaguas. Decidí seguir honrándolo de una manera especial, delicada, aunque nunca hice parodia, pero ha sido muy complicado hacerle entender al público que no se trata de pararse en el escenario a cantar sus canciones, sino que es magia totalmente en vivo, tal como él lleva a cada lugar”.

Varela, quien hacía segunda voz a Juan Gabriel, pues su tesitura se acerca a la del fallecido compositor, reconoce que fueron una dupla que “para los dos fue importante, para él mi presencia en cuanto al trabajo vocal y para mí, su presencia total”.