abc Radio


Ansiedad, pérdidas y desempleo enfrentan las migrantes retornadas

  • Domingo 12 de marzo de 2017
  • en Cultura

Por HAZEL ZAMORA MENDIETA En su retorno de Estados Unidos a
México, las mujeres migrantes quedan en la indefensión; regresan
a comunidades marcadas por el desempleo, la inseguridad y falta de
oportunidades para su desarrollo personal, sin que existan
programas públicos que las ayuden a reinsertarse en su nueva vida,
aseguró la investigadora del Instituto para las Mujeres en la
Migración AC (Imumi), Alethia Fernández de la Reguera.

Durante el Seminario “Género y Migración: retos y
perspectivas en la era de Trump” organizado por el Centro de
Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades
(CEIICH) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM),
Alethia Fernández señaló que a nivel nacional sólo la Ciudad de
México cuenta con un programa de reinserción laboral para la
población migrante que fue deportada o regresó por voluntad
propia.

Esta consiste, dijo, en apoyos económicos para iniciar un
negocio o buscar empleo, pero el resto de la población migrante
tiene que buscar por su cuenta la manera de adaptarse a su nueva
situación. La investigadora del Imumi destacó la necesidad de
extender en todo el país políticas públicas capaces a atender y
reinsertar en sus comunidades a la población migrante y en
específico a las mujeres, quienes enfrentan escenarios más
adversos: “Me parecen que deben ser políticas que deben
generalizarse a nivel nacional, pensar qué hacer con esas mujeres,
porque regresan en condiciones de mucha precariedad económica,
ansiedad y separación familiar”.

El choque que enfrentan las mujeres que regresan a México es
fuerte y complejo, agregó la especialista en migración: pasar de
un orden social a otro les implica “integrar a su mundo nuevas
formas de socialización, prácticas de la vida cotidiana y asumir
nuevos roles en las comunidades”, temas que, a su parecer,
también deberían de ser tratados por las autoridades. APROVECHAR
SU CAPACIDAD

Entre estos esfuerzos, de acuerdo con Alethia Fernández, sería
fundamental que el Gobierno lograra aprovechar las habilidades y
capacidades laborales que adquirieron las mujeres migrantes en su
estancia en EU, pero la realidad que enfrentan en su regreso es
otra, la falta de fuentes formales de empleo abunda en todo el
país, “El retorno conlleva muchas pérdidas y va erosionado las
ganancias que se obtienen de la migración”, advirtió la
especialista.

A partir de los estudios que ha realizado Imumi, Fernández de
la Reguera indicó que las mujeres no solo regresan porque son
deportadas, muchas veces asuntos familiares, como el cuidado de
personas mayores y de sus hijos e hijas, las obliga a abandonar las
oportunidades que lograron construir en el país vecino para poder
atender a su familia y con ello su carga es doble: tareas de
cuidado y búsqueda de empleo donde no hay oportunidades. El
desempleo es solo una parte del problema, dijo Fernández, porque a
ello se agrega la preocupación de los casos de mujeres que
tuvieron que dejar a sus hijos e hijas en el país vecino.
ASESORÍAS

La representante de la Clínica Jurídica de Imumi, Jilian
Wagman, dijo que, si bien algunos consulados establecidos en EU han
dado buena asesoría a las mujeres deportadas con hijos e hijas,
aún detectan problemas para arreglar su documentación y
custodia.

Jilian Wagman comentó que es necesario que las mujeres estén
preparadas e informadas para saber a qué instituciones acudir en
caso de ser deportadas y que sus hijos e hijas sean llevados ante
el Sistema de Bienestar Infantil de Estados Unidos. Enfatizó que
la ayuda del DIF y los consulados es fundamental para que las
mujeres no pierdan contacto con sus familiares.