abc Radio

Música y gastronomía, el maridaje perfecto

Música y gastronomía, unidas, son capaces de regalar experiencias únicas e inolvidables; por ello, importantes chefs nos hablan sobre este tema

En la época de esplendor de la Antigua Grecia y del imperio Romano, la música fue un complemento que no podía faltar en los banquetes de la nobleza. Roberto Iovino e Ileana Mattion revelan en su libro Sinfonía Gastronómica (música, eros y cocina), que en la época medieval los juglares, aprovechaban los banquetes para dar a conocer sus composiciones, y que la ópera fue generadora de importantes fiestas de la alta sociedad.

Desde entonces, muchos banquetes, comidas y cenas han sido acompañados por la música, que al ser una de las expresiones más puras del arte, inspira sentimientos e impulsa a la realización de actividades.

Chef Enrique Olvera

La importancia de la música en los centros de consumo

Al reconocido chef Enrique Olvera, la inspiración le llega con la música de la estación Stereo Joya, pues le recuerda a la cocina de su madre y la panadería de sus abuelos. La música de tríos lo hace sentir confortable y como en casa.

Además de ser un gran chef, Olvera es un brillante empresario que cuenta con varios restaurantes en México y Estados Unidos, y como tal, para él es muy importante la música en sus establecimientos, ya que asegura que si un lugar tiene una mala playlist, la gente se levanta y se va.

“Soy de garganta amplia, le entro casi a todo; tengo listas en Spotify para todos los gustos y sigo a gente talentosa en la música con el objetivo de crear mis propias playlists y ponerlas en mis restaurantes”, comenta.

Además, agrega que los clientes no comen dentro de una burbuja, no están aislados, por lo cual el ambiente en general tiene mucho que ver con la experiencia. Los olores, la iluminación y por supuesto, el sonido, influencian al plato y esa influencia puede sea negativa o positiva.

“Cuando pongo música en un restaurante trato de pensar en cómo quiero que la gente actúe; por ejemplo, si en la noche quiero que el ambiente sea romántico y sexy, pongo algo funk”, dice.

Chef Gaby Ruiz

Sinestesia con música y gastronomía

Cada amante de la música la vive y la siente de diferente manera, y en este sentido la chef Gaby Ruiz nos platica de su sinestesia con la música y la gastronomía.

Gaby Ruiz

Desde muy pequeña relacionaba los sonidos con los sabores, y al no saber cómo expresarlo por su corta edad, lo calló y vivió así por mucho tiempo; pero cuando creció, visitó por problemas de sueño a un neurólogo al que le contó sobre estas extrañas asociaciones y él le explicó que a eso se le llama sinestesia y cómo funciona en nuestros cerebros.

Para Gaby la música refleja la inspiración gastronómica en forma de canción y por ello comenzó con su proyecto Cocinando Canciones. Nació un día que por azares del destino se encontró a Aleks Sintek en un elevador, le platicó quién era, a qué se dedicaba y le propuso cocinarle una canción. Puede sonar un poco extraño, pero para ella resulta muy familiar.

“Escucho a detalle la canción que voy a cocinar y relaciono los sonidos de los instrumentos y la voz del artista con símbolos, junto esos símbolos al final, hago una combinación gustativa y creo un platillo”, explica.

La chef también ha cocinado canciones para artistas de la talla de El Kanka, Monsieur Periné, Lila Downs y Miguel Bosé, por mencionar algunos.

Fernando Martínez Zavala

La música en la sangre

Desde muy pequeño tuvo gran gusto por la música. El primer casette que tuvo en sus manos y que dice que le voló la cabeza fue el Led Zeppelin IV, a los 7 años; nada mal para un principiante.

A los nueve años, su educado oído ya escuchaba a The Wings de Paul Mcartney, y a los 15, en plena adolescencia, no había nada mejor que toda la escena grunchera de Seattle y punk de la década de los ochentas británica.

“Pero si de cocinar se trata, la inspiración llega con Ponemos a Miles Davis (kind of blue), Charlie Parker, Vivaldi, Beethoven, Led Zeppelin, Kiasmos, Bonobo, Chet Faker, ya más entonados Underworld, Fatboy Slim, Modeselektor, Moderat; ya románticos, Sam Cook, Etta James, Nina Simone, Marvin Gaye, todo el Motown pues, en fin, de todo”, comenta el chef.

A pesar de que para Martínez Zavala la música, al igual que todas las expresiones artísticas, es totalmente emocional y evoca momentos, personas y situaciones, no considera que determine el resultado de un plato, ya que todo está en el carácter y los estados de ánimo de quien lo hace. La música es sólo un complemento, no nada más en la cocina, sino en su vida diaria.

DESTACADOS

Los maridajes perfectos para Fernando Martínez Zavala

1.- Clásica: Francesa

2.- Jazz: Café

3.- Blues: Sureña

4.- Reggae: Cocteles

5.- Rock: BBQ

6.- Electrónica: Hot dogs

7.- Pop: Postres

8.- Salsa: Arepas

9.- Son Cubano: Mariscada

10.- Ranchera: Birria

2015
Año en que el restaurante The Fat Duck y la Universidad de Oxford presentaron los resultados del estudio “Bittersweet Symphony”, que concluyó que la música que se escucha mientras se come altera la percepción del gusto