abc Radio

Premian a Isabel Allende por novela histórica

  • Alejandra Trujillo
  • Martes 5 de noviembre de 2019
  • en Arte, Literatura

La escritora habló en España sobre los refugiados y también de su nuevo libro Largo pétalo de mar

BARCELONA. La escritora de origen chileno Isabel Allende recibió ayer el Premio Internacional de Novela Histórica Barcino y antes de la ceremonia, aventuró que se avecina una época de cambios fundamentales” y que espera “estar viva para verlos”.

En Barcelona, la autora no rehuyó a ninguna pregunta, tanto sobre el actual momento del mundo, como de la situación de su país, del que

Habló también de su última novela, Largo pétalo de mar , una obra que “une” a la España de la guerra civil, “la derrotada, y el Chile de 1939, que era provinciano, conservador, aislado, y al que llegó una ola de gente maravillosa -exiliados españoles- que fue muy bien recibida y que aportó tanto a la cultura, la ciencia, la música que hoy en día es imposible cuantificarlo, pero ellos y sus descendientes cambiaron la historia”.

Allende, que reside en California desde hace años, opinó que en la actualidad “hay movimientos de masas, de incertidumbre y malestar en muchas partes del mundo”, que “van a generar grandes cambios, que van a ser muy importantes”.

“Es la generación joven, la que va a heredar el mundo, la que está más inquieta y no quiere este sistema. Es gente preocupada por el cambio climático. Todo eso va a producir cambios muy positivos, vamos a entrar en una época de cambios fundamentales y espero estar viva para verlos. Vamos a empezar a tomar vitaminas rápidamente”, afirmó.

Sobre Chile, indicó que ha sido una “sorpresa extraordinaria” tanto para los políticos del gobierno, como para los de la oposición, la protesta masiva en las calles en los últimos días, porque es un país “que aparece en las estadísticas como un oasis en Latinoamérica, pero las cifras no muestran la distribución de ingresos, recursos y desigualdades de las más altas del mundo”.

Autora de famosas novelas históricas, en su último título reflexiona sobre los refugiados, una cuestión que “está más que nunca en el aire hoy en día”, aunque “las masas de desplazados han existido siempre”. En este punto, aseveró que en Estados Unidos también se está viviendo “una verdadera crisis de derechos humanos en la frontera con México, desde que Trump es presidente, con situaciones subhumanas, con centros de detención, que en realidad son prisiones”.

Sobre futuros proyectos, reconoció que no tiene “la menor idea” y desveló que piensa crear todos sus libros a partir del día 8 de enero. Además, dijo que aunque en muchas otras ocasiones desde octubre ya tiene sensaciones sobre lo que va a abordar en sus próximas obras.

Para la escritora de La casa de los espíritus , este año ha sido “duro” por la muerte de su madre, de su “adorado” padrastro, de su exmarido y de su perro, y con tantas “cenizas” es difícil iniciar nuevos proyectos.

De ascendencia hispano-portuguesa, desde 2004 es miembro de la Academia estadounidense de las Artes y las Letras.