abc Radio


Comienza la décima muestra de rebozos en el Museo Nacional de las Culturas Populares

  • Alejandra Trujillo
  • Jueves 12 de septiembre de 2019
  • en Arte, Cultura

Participarán artesanos indígenas tzotziles, mazahuas, otomís y nahuas, entre otros

El Museo Nacional de Culturas Populares (MAP), por décimo año consecutivo, es la sede de la feria artesanal Tápame con tu rebozo. Arte textil mexicano que se inaugurá hoy y estará hasta el 15 de septiembre, donde se mostrará la tradicional prenda en muchas de sus variantes.

Jaspeados, palomos, de bolita, emplumados, aztecas, rayados, de gasa y bordados son sólo algunos tipos de esta prenda femenina multifacética que en estas fiestas patrias se convierte en protagonista.

Previo a la apertura de la muestra, se informó que los asistentes al recinto de Coyoacán, podrán tener libre acceso a conversatorios, talleres, conferencias, lectura de poesía y expoventa en esta feria artesanal organizada por la Secretaría de Cultura, a través de la Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas (DGCPIU).

Alrededor de 48 grupos artesanales de Aguascalientes, Chiapas, Estado de México, Querétaro, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas mostrarán la riqueza textil presente en los rebozos mexicanos y la diversidad de esta rama artesanal en nuestro país.

Las actividades comenzarán a las 12:00 horas. Posteriormente, a las 17:00 horas se llevará a cabo el conversatorio Rebozos antiguos: luto de aroma y reservista. Participarán los artesanos Guillermo Álvarez Segura, María de la Luz Morales y la investigadora Ana Celia Martínez, anunciaron los organizadores.

Destacaron que en esta charla se develarán algunos secretos de estos dos tipos de rebozos en vías de extinción, sus complejidades técnicas y significado.

El “luto de aroma”, por ejemplo, es nombrado así por su color negro perenne, que se logra gracias a un teñido muy especial tratando ciertos metales con agua en un recipiente; a este método se le conoce como “de olla podrida”.

Posteriormente, para desaparecer el penetrante olor que queda en la tela, se mezcla con yerbas aromáticas, que le dan su nombre. El reservista, por su parte, se confecciona en telar de cintura con labrado de urdimbre con más de cinco mil hilos que permite plasmar estampados muy complejos. Es uno de los más difíciles de hacer.

A las 19:00 horas, la tejedora Jazmín León Cabrera presentará el proyecto Memoria Nahua.