abc Radio


Deleite visual y eclecticismo en la obra de Nicandro Puente

Como un acercamiento al arte de Nicandro Puente (1953-2005), pero también una invitación al deleite visual, se inauguró la exposición Rostros de la angustia en la Galería Óscar Román donde se pueden ver 12 obras del reconocido pintor en cuya propuesta se podía ver un marcado eclecticismo.

Previo a la apertura de la muestra, los curadores Alberto Ríos de la Rosa y Martha Lozano hablaron de la trascendencia de la exhibición y como ésta se inscribe dentro del proyecto El Palomar del Minotauro que apoya a artistas emergentes y que realiza una labor de preservación del acervo del maestro tamaulipeco.

Se trata de un compendio de cuadros de medianos formato que representan estos inusitados Rostros de la Angustia y se complementa con dibujos preparatorios y bocetos elaborados entre 1994 y 2000. Acerca de la importancia de hacer una revisión al acervo de Puente, el curador comentó:

“Él tiene una serie de murales de Tlatelolco que son fundamentales para la vida pública después del terremoto. Yo no conocía la obra del maestro Puente, pero cuando me invitaron a la curaduría empecé a ver una cantidad de bocetos de su obra y comencé el proceso de investigación. “Me di cuenta que tiene cinco o cuatro décadas de producción y se trata de un artista multifacético”.

Respecto a las piezas que Puente creó a lo largo de su vida, el curador manifiesta que existen referencias del clásico muralismo mexicano por los colores y las texturas.

Y agrega Ríos de la Rosa: “Elegí trabajar con estos doce retratos porque justamente cultivan esto. Puedes ver ahí la pincelada del mural, el color de Siqueiros y Orozco… puedes ver a Magritte y el estilo propio de Nicandro, lo cual,se vuelve una ventana para adentrarse a su obra”.

Al respecto, Martha Lozano expresó que el maestro tenía un proyecto de hacer diez murales con una variedad de estilos, de los cuales solo hizo tres dentro de una producción prolífica que la también curadora calcula es alrededor de 2000 piezas.

Una de las intenciones de la venta de los cuadros es preservar el acervo de Nicandro Puente y restaurar los murales de Tlatelolco.