abc Radio


La Tallera alberga la exposición “Obscuridades bucólicas”, de Melanie Smith

El Proyecto Siqueiros, “La Tallera”, continúa con su vocación de ser un espacio productor de nuevos discursos contemporáneos en diálogo con la obra de David Alfaro Siqueiros. Es por esto que ayer se inauguró “Obscuridades bucólicas, una nueva producción de la artista británico-mexicana Melanie Smith.

La sala de exposiciones se convertirá en un escenario donde el performance, el cine y el teatro serán plataforma visual y de acción para deconstruir la obra de Hieronymus Bosch el Bosco y Pieter Brueghel el Viejo, buscando reposicionarla en la escena socioeconómica de nuestros días, informa el Instituto Nacional de Bellas Artes.

Para “Obscuridades bucólicas”, la artista continúa subvirtiendo el significado del rectángulo en la cultura occidental y, en esta ocasión, lo convierte en el soporte sobre el que se llevarán a cabo siete puestas en escena de notorias obras de el Bosco y Pieter Brueghel el Viejo. La idea es atraer hacia nuestros días los complejos momentos históricos de transición entre el Medioevo y el Renacimiento, esas obras históricas que recogieron momentos de caos pero también de grandeza humana.

Melanie Smith traduce las conocidas pinturas en siete acciones u obras performáticas que ocurrirán en dicho recinto cada 15 días. Durante los tres meses de exposición, las acciones serán completadas con un mural que realizará día a día y también en vivo, un pintor muralista quien representará las puestas en escena, yuxtaponiendo los resultados de cada una de las experiencias o performance. Ayer se inauguró esta muestra con una re-actuación en vivo de “El triunfo de la muerte”, una obra en la que Brueghel el Viejo congeló las odiseas sociales, económicas y del pensamiento de su tiempo. Es exactamente ese momento el que Smith pretende poner en diálogo, primero con la idea de la pintura de David Alfaro Siqueiros y, después, con la sociedad contemporánea. Siguiendo el discurso que ha desarrollado en relación a la disolución de promesas utópicas relativas a los movimientos de vanguardia del siglo XX, así como su relación con las prácticas pictóricas de la modernidad, la artista extiende su postura crítica entablando una relación entre el movimiento del muralismo mexicano y los posicionamientos renacentistas de El Bosco y Brueghel el Viejo.

Desde una postura artística, se trata de subvertir las nociones canónicas del arte; usar el performance como una posibilidad de activar elementos de la historia que permiten preguntarnos quiénes somos y cómo establecer diálogos con momentos que parecieran alejados, pero que nos hacen reflexionar sobre experiencias convulsas que ocurren en nuestro cotidiano.