abc Radio


Jorge Tellaeche a través de su obra demostró su solidaridad hacia México

  • Jueves 28 de septiembre de 2017
  • en Cultura

El artista mexicano Jorge Tellaeche, más que ser catalogado como uno de los representantes del muralismo contemporáneo o ser un artista cotizado por no limitar su creatividad, confiesa que su interés es conectar con el público y continuar su expresión a través del color y la forma, eso sí, en el gran formato, donde se siente pleno.

Comenzó su carrera en los medios visuales a los 15 años con una exposición en Sony Art Walk en San Diego, California y ahora, con 20 años de trayectoria, se encuentra en el libro Muros somos: los nuevos muralistas mexicanos de Cynthia Arvide, el cual, reconoce la obra de 20 artistas, entre ellos Smithe, Edgar Flores Saner y Paola Delfín.

Recientemente, fue elegido por All City Canvas, -una plataforma en la que se produce y promueve arte urbano y contemporáneo, y el diseño a nivel mundial-, en el Top 10 de los mejores artistas mexicanos a seguir en el 2017. “Cualquier reconocimiento es emocionante y uno lo agradece mucho. Vivo mi experiencia como pintor como algo muy orgánico y disfruto cada oportunidad que la vida me ha dado y realmente mi trabajo es más para estar en una galería o algo, pero tengo mi corazoncito de pollo y agradezco mucho con una sonrisa el poder estar considerado en ese tipo de listas, también lo veo con una responsabilidad enorme”, afirma Tellaeche.

 

EL LENGUAJE DEL ARTISTA

Le cuestionamos acerca de la corriente que persigue y cómo define su obra, la cual, se encuentra sobre los muros de algunas edificaciones de la Ciudad de México.

“Las clasificaciones o tendencias en arte se bautizan muchísimo en el momento que se hacen, y no puedo decir en cual me ubico, más bien creo que estamos en un momento raro de ajustes y de una diversidad visual y auditiva en la que tenemos tantas herramientas digitales y materiales, que constantemente se aprecia una diversidad de expresión, pero al final del día, somos arte contemporáneo porque somos arte actual. Quiero seguir experimentando”, dijo el artista.

A lo largo de su carrera en el arte ha hecho escultura, foto, instalación y depende el concepto que maneje es el medio que elige.

“Más que arriesgado soy honesto y de alguna forma soy víctima del tiempo que estoy viviendo, donde vemos mucha información, yo soy muy visual, obviamente, en el Instagram me chuto no sé cuántas imágenes diarias, eso me obliga a constantemente a cambiar mi trabajo y a mejorarlo. Uno de mis trabajos más importantes son los murales, no hago diferencias en éstos. La luz, los olores, los colores, el reflejo, la temperatura todo eso va cambiando. Cada mural es diferente y la generalidad es que los expongo en espacios abiertos y eso me obliga a pensar que es para el público constante”.

El creativo informó que acaba de hacer un mural para la vitivinícola Lomita en el Valle de Guadalupe, Ensenada “yo empecé a hacerle las etiquetas de las botellas del vino y ahora hice una pared de dos piezas de 12 x 3 y de 7 x 3. Fue completamente distinto a lo que he hecho antes con muchos personajes”.

El artista saca a relucir su espíritu contestatario y menciona que hizo una pieza de grandes dimensiones en Nueva York “que era una contra respuesta a la política de Trump y hablaba de todo lo malo que está haciendo y yo proponía trabajar en equipo, por eso ahora, nosotros tenemos que ser como niños con el corazón abierto trayendo la luz a esa oscuridad y ese mural que está en Brooklyn también tenía otro tipo de extensiónttttttttotra estructura, en eso se puede ser arriesgado o no, pero me gustaría más pensarlo en algo honesto”.

Su obra puede expresar diferentes temáticas las cuales van desde paisajes hasta imágenes de animales y figuras abstractas que reflejen su sentir.

“Expreso lo que me interesa en ese momento. He tenido exposiciones sobre el miedo al cambio como tema o sobre la desilusión, que la he comparado tan pesada como una montaña. Me di cuenta que estás en agua, eres isla y si lo eres, estás rodeado de vida, eso te da la energía para poderla elevar y sobrepasar o vencer esa desilusión; hace dos años hice Celebrating the living (Celebrando viviendo) que yo quería decir qué mejor manera de hacerlo que compartiéndolo y por eso incluí una tribu, niños, chamanes que tienen estos penachos incluyentes porque todos somos iguales”.

En cuanto si se considera entre lo figurativo y lo abstracto Tellaeche afirma que “mis colores son muy brillantes, pero en las últimas piezas que hice de gran formato el fondo era muy oscuro y los colores de enfrente resaltaban más. En algunas pinturas tengo elementos más realistas y a veces no soy tan figurativo, soy más expresivo. Últimamente trabajo mucho la textura y los trazos”, concluye el crativo.