abc Radio


Francisco J. Cortina presenta su nuevo libro 11:53

El tema de lo imprevisto, es el que obsesiona al autor de 11:53, su nueva novela, en la cual plasma tres historias cuyo detonante pasa a la misma hora, donde sus personajes "tenían distintos planes y sueños. De repente cambia su vida", introduce J. Cortina en entrevista acerca de su reciente obra y abunda sobre el contenido:

"Me habían criticado que sólo hablaba de la Ciudad de México. En la primera historia la combino con un atentado en el areopuerto de París Charles de Gaulle, la otra ocurre en Amatepec, Estado de México y la última en Monterrey, Nuevo León y si la trama tiene hechos violentos no son la esencia, sino que sirven para entrar en la identidad de los personajes e involucrar al lector".

El litigante mexicano de manera paralela, incursionó en el mundo de las letras. Ha escrito ensayos y narraciones cortas. Su primera novela, La chica IBM, fue publicada en 2012 y Puerta Santa Fe es su segundo libro. Respecto a ser catalogado como un escritor de thriller urbano, Francisco J. Cortina explica que alguien lo ubicó ahí para no identificarlo en la novela negra. "Mis historias son más de humor o amor, aunque lo primero no es recurso de autor para relajar la acción. Es parte del contenido", dice el autor quien es un narrador que mantiene en vilo a su interlocutor con una vertiginosa acción.

Confiesa que no es de esos autores que escriben para sí mismos, sino que le interesa "el lector, si no lloró, rió o se quedó sorprendido, no cumplí mi cometido. Yo escribo para que me lean. Hay una parte en la cual haces exógenos todos tus miedos, ansiedades e imaginación y los compartes. Yo leo los comentarios que me hacen y de eso se trata. Escribo para todo tipo de lector, para el culto y para el que no lo es".

En cuanto a sí el especialista en derecho interviene al momento de meterse en la piel del escritor, J Cortina responde: "Soy abogado fiscalista, así que es medio bipolar el asunto. Primero tienes familiaridad con el lenguaje. Estas en contacto con la gente y ves muchas formas de vida. Tienes un sentido muy especial de la justicia, te da ansiedad que no se cumpla la ley, hay muchas convenciones que conozco y me permite explayarme en lo que escribo sin meter la pata".

En ese sentido, el autor mexicano no admite comparación con John Grishan, escritor estadounidense conocido por sus suspensos judiciales, cuyas novelas han sido llevadas al cine: "Él se centra más en la historia y se olvida de los personajes", indicó quien ha podido combinar ambas profesiones y posee la ventaja de tener buen sentido de abstracción, que lo mismo puede escribir en un avión, que mientras espera que le den cita en una audiencia, "y ya después corregirás", finalizó.