abc Radio


Literatura: “La fuerza de los fuertes”

Por  Roberto Rondero

Siglos de evolución humana a partir de la propia experiencia de
vida, un lúcido análisis sobre los orígenes de la riqueza y las
desigualdades, es la esencia de “La fuerza de los fuertes”
(Ediciones Traspiés, distribuido por Lecturalia), escrito por Jack
London –John Griffith London- (1876-1916).

Con las delicadas ilustraciones de la madrileña Mar del Valle
(“El bazar de los sueños”, “La casa del tejo”), Jack
London despliega una ácida e irónica crítica los valores de la
sociedad, sobre los orígenes de la riqueza y las desigualdades, la
violencia y su justificación. BRAZO FUERTE

Como lo deja asentado en su prólogo Rafael R. Vargas Figueroa,
“en La fuerza de los fuertes” London recurre a la ficción para
verter su particular visión acerca del origen de la sociedad y sus
instituciones. Un anciano troglodita explica a sus nietos cómo se
gestaron los las primeras leyes, las relaciones comerciales, la
defensa colectiva, la división de clases sociales.

“Encontraremos aquí al London influido por el materialismo
histórico y el darwinismo social, aficionado a novelar basándose
en sus particulares hipótesis antropológicos. Detrás de una
prosa irónica y directa se trasluce el agitador político que
porfió por despertar las conciencias e impeler a la acción.

“El viejo Barba-Larga hizo una pausa en su narración, se
lamió los grasientos dedos y se los enjugó en sus desnudos
costados, donde no alcanzaba la andrajosa piel de oso que le
cubría. En cuclillas junto a él estaban tres jóvenes, sus
nietos: Corre-Ciervos, Cabeza-Rubia y Miedoso-de-lo-Oscuro. La
apariencia de todos ellos era muy similar. Pieles de animales
salvajes los cubrían parcialmente. Eran de constitución cenceña
y menuda, de caderas estrechas y piernas arqueadas, pero a su vez
tenían un pecho ancho, brazos fuertes y manos enormes. Un
abundante vello poblaba sus torsos, los hombros y la parte externa
de brazos y piernas”.

London es valorado como uno de los escritores estadunidenses
más conocidos, autores de obras tan destacadas como “Colmillo
blanco”, “La llamada de los salvajes”, entre otros 50 libros,
un hombre cuya vida fue siempre trastocada por la adversidad, los
retos y la aventura, suicidándose poco después de cumplir los
cuarenta años.

Hijo de Flora Wellman, una joven inestable y neurótica que
abandonó el hogar paterno para vivir con el que será el padre
biológico de London, el astrólogo W. H. Chaney. Al desaparecer a
los pocos meses del nacimiento de su hijo, ella adoptaría el
apellido del hombre con el que Flora acabó casándose, John
London, viudo y veterano de la guerra civil.

La obra literaria de London inspiró a los grandes maestros del
relato, como Steinbeck, Kerouac, Orwell, Burroughs o Hemingway.

“La fuerza de los fuertes” fue publicado por primera vez,
como ocurriera con muchos de los escritos de London, en una
revista, este caso “Hampton’s Magazine en 1911. Tres años más
tarde fue incluido por Macmillan en el conjunto de relatos al que
deba título genérico.

“Pero vinieron los problemas. Como de costumbre ocasionados
por la cuestión de las mujeres. Los hombres que no tenía mujer
querían las mujeres de los otros, lo que ocasionaba múltiples
peleas entre los hombres y a menudo se veía la cabeza de uno
quebrada o una lanza atravesando el cuerpo de otro”.