abc Radio


Los barrios de Aguascalientes, mezcla de costumbres e historias

  • Domingo 4 de junio de 2017
  • en Cultura

Aguascalientes es una enorme amalgama de costumbres e historias, todas esparcidas por el corazón de la ciudad, principalmente en los cinco barrios típicos que le dan esa gran personalidad colonial: La Estación, La Salud, El Encino, Guadalupe y San Marcos, cada uno con un pasado rico y singular siempre bañado de religiosidad y una arquitectura barroca que nos remite a sus memorias.

BARRIO DE SAN MARCOS

El barrio de San Marcos es el más conocido de la ciudad y el más famoso por la feria que en él se celebra entre los meses de abril y mayo, la conocida Feria de San Marcos.

El barrio de San Marcos es de los más tradicionales de Aguascalientes y sede de la fiesta más importante del Estado. Se trata del segundo barrio fundado en la villa por indígenas tlaxcaltecas.

Cuenta con diversos atractivos turísticos como: el templo y jardín de San Marcos, la plaza de toros, y un centro de convenciones.

sanmarcos_1

Un indicio de su desarrollo lo constituye la construcción de la actual iglesia de San Marcos, la cual sustituyó a la pequeña capilla que había sido levantada en el siglo XVII y que ya era insuficiente para cubrir las demandas espirituales de los habitantes del pueblo.

El jardín de San Marcos había comenzado a construirse en 1831 a propuesta del ayuntamiento de la capital del estado. Cercado en un principio sólo por pequeños arbustos, el jardín contaba con un quiosco y un asta bandera alrededor del cual se realizaban diversas ceremonias cívicas.

La feria otorgó nueva relevancia al barrio de San Marcos, que año con año se convertía en la sede de los juegos, exposiciones y corridas de toros que conformaban los festejos abrileños.

sanmarcos2

Fue esta una de las razones por las que a fines del siglo XIX se construyó, en el corazón del barrio de San Marcos, una plaza de toros que sustituyó a la anterior, llamada del “Buen Gusto”. El nuevo coso, ubicado en la calle que actualmente lleva el nombre de Eduardo J. Correa, fue construido en 1896 por órdenes del hacendado José Dosamantes, empresario taurino y dueño de la hacienda de Venadero. La plaza se levantó en tan sólo 48 días y fue inaugurada el 24 de abril de 1896.

De este modo, el barrio de San Marcos, a pesar de haber perdido sus tierras y su carácter de pueblo de indios, no desapareció y logró consolidarse no sólo como uno de los barrios más importantes de la ciudad, sino también como escenario de lo que, con el paso del tiempo, se convertiría en una de las ferias más importantes del país durante el siglo XX.

BARRIO DE GUADALUPE

Fue principalmente la actividad comercial la que dio vida a este Barrio tradicional. El Barrio de Guadalupe se conformó alrededor de la actividad comercial que suponía el camino que salía de la Villa de Aguascalientes hacia Zacatecas y Jalpa. Poco a poco se fueron estableciendo bodegas, mesones, comedores y tiendas.

barrioguadalupe

Debido a la importancia económica y social que fue adquiriendo el barrio, se inició la construcción del templo en 1767 y terminó en 1789, con lo que aumentó la actividad social y económica en el barrio.

Posteriormente se instalaron talleres de curtiduría, alfarería y adoberas, así como una plaza y un cementerio que después fue sustituido por un jardín para la recreación de los habitantes.

guadalupe

El Barrio crecía tanto que en julio de 1931 se ordenó la construcción de la Parroquia de Guadalupe quedando a cargo del cura Tiscareño Romo; este hecho consolidó al Barrio como uno de los más importantes de Aguascalientes.

BARRIO DE LA ESTACIÓN

De los barrios más antiguos de la ciudad de Aguascalientes destaca el barrio de la Estación, símbolo de la identidad ferrocarrilera del Estado.

La ciudad de Aguascalientes se caracteriza por ser una de las principales ciudades ferroviarias por donde atraviesa la vía que va de México a Ciudad Juárez, conocida como “El paso del norte”, establecida en tiempos del porfiriato.

barrioestacion1

Aquí se encuentra el Complejo Ferrocarrilero “Tres Centurias”, donde se ubican los extalleres del ferrocarril y la Casa Redonda, donde se puede observar el espectáculo de las fuentes danzarinas o tomar un recorrido en el típico trenecito.

Otro de los lugares importantes de este barrio es la colonia Ferronales, donde se aprecian diversas casas de madera erigidas específicamente para los ingenieros estadounidenses, quienes trabajaban en la construcción de la estación del ferrocarril. Este hecho también desencadenó diversas leyendas que actualmente conforman el folclore del barrio.

barrioestacion2

El barrio de La Estación surgió a finales del siglo XIX en el oriente de la ciudad. Hasta entonces, la zona se caracterizó por ser predominantemente rural y estuvo dominada por la presencia de la hacienda del Ojocaliente, las huertas del barrio de Texas y los baños del Ojocaliente y de Los Arquitos, que se encontraban comunicados por una amplia calzada que, a pesar de ser un concurrido paseo dominical, permaneció abandonada y descuidada hasta fines del siglo XIX.

Desde el punto de vista arquitectónico, uno de los edificios más notables fue el de la Estación del Ferrocarril. Su construcción comenzó en 1910 y fue inaugurado en 1911. Diseñada por el ingeniero italiano G.M. Bosso, la Estación presenta un estilo colonial californiano, mezclado con elementos de influencia hispánica. Cuenta con dos niveles y cubierta de teja a cuatro aguas. La fachada está compuesta por cinco arcos de medio punto en el primer nivel, balcones en el segundo y un reloj en la parte alta. El remate de la construcción es una cornisa curvilínea típica de la arquitectura tradicional mexicana”.

EL BARRIO DEL ENCINO O TRIANA

El Encino es uno de los barrios más tranquilos de Aguascalientes, caracterizado por una vida calmada y pueblerina.

Los primeros registros oficiales de la fundación del barrio datan de 1565, cuando se concedieron algunos terrenos a Hernán González Berrocal para la formación del lugar, que en un principio estaría formado en su mayoría por huertas.

barrioencino

Actualmente se encuentran varios restaurantes típicos que antojan una vida tranquila y pueblerina, ambiente que invita a visitar el museo José Guadalupe Posada, grabador y caricaturista que marcó la tradición mexicana con su conocida catrina.

Este barrio llena de fiestas y colores sus calles; claro ejemplo es el Jardín del Encino donde cada mes de noviembre se rinde homenaje a su patrón, El Cristo Negro del Encino, ubicado en el templo del Encino en el corazón del barrio.

Además, el Barrio alberga la casa del célebre matador de toros hidrocálido Alfonso Ramírez “Calesero”, quien dejó gran huella tanto en la tauromaquia como en el corazón de los habitantes.

barrioencin2

Una leyenda habla de un vecino que al hacer leña para poder calentar con fuego a su mujer enferma, encontró en el centro de un tronco al Cristo Negro que ahora se venera en la iglesia del barrio del Encino. Otra dice que un rayo cayó entre dos hermanos andaluces que peleaban por el amor de una mujer; el rayo cayó sobre una encina que se desgajó y en medio del árbol todavía en llamas apareció la figura del Señor del Encino.

Un dato curioso es que el Cristo no está hecho de madera de encina, sino de mezquite, y parece un tanto singular que el barrio de Triana, único en el mundo después del barrio de Triana de Sevilla, en España, haya sido llamado después barrio del Encino por un error al identificar la madera de la figura que le protege.

BARRIO DE LA SALUD

Junto con los barrios de Triana y San Marcos, el barrio de la Salud constituye uno de los más antiguos de Aguascalientes.

Ubicado al sureste de la ciudad, a 20 minutos de la Plaza de Armas y cerca del Cerrito de la Cruz, este barrio de finales del siglo XVIII recibe su nombre por la devoción al Señor de la Salud.

barriosalud

Durante aquella época, un aumento en la mortandad de la población a causa de las epidemias obligó a la creación de un nuevo cementerio al sur de la villa. Su construcción se acompañó de una capilla dedicada al Señor de la Salud.

Al pasar del tiempo, alrededor se comenzaron a desarrollar las viviendas de los sepultureros y algunos labradores de huertas, formando así una pequeña comunidad que conserva su unidad hasta nuestros días.

barriosalud2

El templo que sustituyó a la antigua capilla, fue autorizado por el arzobispo de Guadalajara en 1884, y recibió la bendición una vez terminado en 1905.

Un acontecimiento importante en la historia del barrio ocurrió en 1884, cuando varios vecinos del Encino aprovecharon una visita del arzobispo de Guadalajara para pedirle que autorizara la construcción de una nueva capilla, que sustituiría a la que se encontraba en el antiguo cementerio. La construcción se desarrolló lentamente y no fue sino hasta el 15 de mayo de 1905 cuando se llevó a cabo la bendición de lo que sería el nuevo templo del señor de La Salud. La construcción del templo contribuyó a regularizar la traza del barrio, pues los vecinos buscaron asentarse alrededor del edificio religioso y la plazuela que se conformó enfrente del mismo.