abc Radio


Madurodam, más que un parque de diversiones

  • Domingo 6 de mayo de 2018
  • en Cultura

Una de las atracciones turísticas más visitadas en los Países Bajos es Madurodam, conocida también como
Holanda en miniatura
. Un parque al aire libre donde se pueden ver reproducciones de lugares emblemáticos de todo el reino: iglesias, palacios, molinos, el aeropuerto de Schiphol, el puerto de Róterdam y la impresionante barrera de Maeslant que lo protege de subidas en el nivel del mar, entre muchas otras. También aquí los niños aprenden, jugando, a entender la importancia del control del agua para evitar inundaciones. Cada año recibe entre 650 y 750 mil visitantes de todas edades.

Pero no es solo un sitio para divertirse. Tiene una labor social importante dirigida a mejorar la calidad de vida de los niños en Holanda, además de que sus orígenes nos hablan de generosidad y valor. Le explico:

La Segunda Guerra Mundial había terminado recientemente. La señora Boon-van der Starp formaba parte del comité que dirigía un Sanatorio de Estudiantes Holandeses en el que jóvenes que padecían tuberculosis podían recibir tratamiento y continuar con sus estudios. Para financiarlo se le ocurrió crear una ciudad en miniatura similar a Bekonscot (en Beaconsfield, Inglaterra). Pero, ¿con qué dinero?

Esta idea llegó hasta Curazao, una de las islas caribeñas que pertenecen al Reino de los Países Bajos. Ahí vivían los padres de George Maduro (1916-1945), un héroe de la resistencia neerlandesa que había muerto en el campo de concentración de Dachau y a quien, en 1946, se le nombró de manera póstuma Caballero de la Orden Militar de Guillermo, como un reconocimiento por su valiente participación durante la ocupación nazi de La Haya. Ellos aportaron el capital para crear ese parque como una forma de honrar la memoria de su hijo.

Madurodam se inauguró en 1952. Durante 14 años las ganancias obtenidas se canalizaron al sanatorio, pero cuando se erradicó la tuberculosis y éste cerró, se formó un comité para identificar organizaciones enfocadas a la niñez y juventud que requirieran fondos. A la fecha se han entregado más de 33 millones de euros a infinidad de proyectos. Como puede ver, éste es mucho más que un parque de diversiones.

Para conocer más sobre George Madurole recomiendo el libro
Caballero sin miedo e irreprochable
, de Kathleen Brandt-Carey. Nos presenta las vivencias del joven y su familia tanto antes como durante la ocupación nazi en Holanda. Se lee casi como una novela histórica. Así conocerá mejor al hombre detrás de Madurodam.

Cualquier comentario relacionado con este artículo, favor de dirigirlo a mestrada@elsoldemexico.com.mx