abc Radio


MuA�ecas del MNA, riqueza cultural

  • ABC Radio
  • Domingo 29 de abril de 2018
  • en Cultura

Las muñecas han acompañado a las niñas de todas las generaciones y países, además, forman parte de una tradición única, por eso, en la Colección Etnográfica del Museo Nacional de Antropología (MNA) se resguardan más de 600 de carácter lúdico, ritual y ornamental para constatar el valor de estos objetos entrañables y de riqueza cultural en México.

La profesora investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), María Eugenia Sánchez Santa Ana, adscrita al MNA, ha dedicado más de dos décadas al estudio y catalogación de estos juguetes, sin embargo, no ha logrado establecer su origen, ya que en casi todas las civilizaciones han estado presentes desde hace milenios, informa el Instituto Nacional de Antropología e Historia INHA.

“Entre los vestigios arqueológicos se han hallado muñecas articuladas en Teotihuacan, perritos con ruedas en el Occidente del país y silbatos del centro de Veracruz, pero no se puede afirmar que estos elementos tuvieran un carácter lúdico, probablemente eran piezas de carácter ritual que se ofrendaban a sus muertos”, precisó.

Las primeras muñecas que aparecieron en México son del siglo XVI, cuando las figuras novohispanas comenzaron a mezclarse con las de las culturas indígenas y cada grupo social les imprimió las características propias de su cultura y de la geografía que habitaban. Para mediados del siglo XIX ya se elaboraban figuras más detalladas con ojos de vidrio que representaban personas adultas, que portaban vestimenta de seda, encaje y algodón. Más tarde, se manufacturaban muñecos en forma de bebés que se podían vestir y desvestir, lo que significó una novedad para las niñas de esa época. La Colección de Etnografía del MNA reúne ejemplos singulares de muñecas realizadas entre los siglos XIX y XX, divididas en tres secciones: lúdicas, ornamentales y rituales y han servido para la investigación y publicación de tesis profesionales.

USO CEREMONIAL

Existe una pieza huasteca elaborada con mazorca para que haya una buena cosecha