abc Radio


Restituyen a México seis piezas prehispánicas incautadas en Argentina

  • Martes 7 de febrero de 2017
  • en Cultura

argentina1

Seis piezas prehispánicas, cada una representante y testigo del
esplendor mesoamericano, fueron devueltas a México y puestas bajo
resguardo del Instituto Nacional de Antropología e Historia
(INAH), como resultado del trabajo interinstitucional y de los
convenios que el país mantiene con el Gobierno de Argentina, que
hace 17 años las incautó en Buenos Aires.

En ceremonia realizada en instalaciones de la Secretaría de
Relaciones Exteriores (SRE), la República Argentina, a través de
su embajador en México, Daniel Chuburu, oficializó la entrega de
los antiguos objetos ante Socorro Flores, subsecretaria de la SRE
para América Latina y el Caribe; Alejandro Alday, consultor
jurídico de la misma dependencia, y la antropóloga Aída
Castilleja, secretaria técnica del INAH.

“La restitución de estos bienes culturales es un ejemplo de
la productiva colaboración que debe existir entre las naciones”,
comentó la antropóloga, al tiempo que agradeció las gestiones
realizadas en el país sudamericano por el Instituto Nacional de
Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL).

El embajador Chuburu rememoró que las piezas formaron parte de
un decomiso de 20 mil objetos logrado en el año 2000, a partir del
cual Argentina ha reforzado sus leyes contra el tráfico ilícito
de bienes culturales y ha entregado bienes precolombinos a sus
respectivas naciones de origen: Bolivia, Perú y Ecuador, entre
otras.

El arqueólogo del INAH, Alejandro Bautista, detalló las
particularidades de las piezas devueltas. La más antigua de ellas,
explicó, es una figura humana modelada manualmente en barro y
conservada en su torso y cabeza; se sabe que evoca a un personaje
con orejeras y ha sido fechada hacia el periodo Preclásico del
Altiplano Central mexicano (2500 a.C.–200 d.C.).

Otro objeto es una miniatura teotihuacana que simboliza a un
infante sujetado a una superficie plana a manera de cama; su
antigüedad fue calculada entre los años 200 y 600 d.C., época de
auge para dicha metrópoli.

El lote de piezas incluye un cajete tetrápode de estilo maya,
fechado hacia 200 y 800 d.C., cuenta con motivos abstractos y
geométricos rojos sobre un fondo color crema, además de un
elemento zoomorfo en su base contenedora. Sus cuatro extremos son
ahuecados dentro de los cuales se colocaban pequeñas piezas
circulares de barro o piedra, rasgo identificado como “soportes
sonaja”.

Otra pieza completa representa a un individuo masculino en
posición sedente, ataviado con orejeras, diadema y nariguera; su
modelado en barro y decoración en rojo, negro y crema, revelan que
pudo haber sido elaborada entre 100 a.C. y 600 d.C., así como su
vínculo con la tradición Tumbas de Tiro del Occidente de
Mesoamérica, en los actuales estados de Colima, Jalisco y
Nayarit.

El conjunto de objetos también incluye fragmentos de piezas
teotihuacanas, que corresponden a dos cabezas, una de ellas
ataviada con tocado y de superficie alisada; de acuerdo con el
experto, este tipo de representaciones son conocidas como
“figurillas retrato” y datan del periodo Clásico, en
específico de la fase Xolalpan (250 d.C –550 d.C.).

El otro pedazo es de una cabeza zoomorfa que asemeja a un mono y
habría sido elaborada en el periodo Clásico (200 d.C.800 d.C.).
Según estudios, una particularidad de los objetos teotihuacanos
devueltos es que para su elaboración, los artesanos usaron moldes
prefabricados en vez de moldearlos completamente a mano.

De acuerdo con los funcionarios y autoridades presentes en el
acto, la procedencia de los seis objetos prehispánicos pudo
constatarse gracias a un dictamen elaborado por el INAH en 2016, el
cual se aplicó a 13 objetos bajo resguardo del INAPL de Argentina.
La revisión, realizada por el arqueólogo Pablo López Sánchez,
permitió identificar que las siete piezas restantes eran de
reciente manufactura, o no compartían rasgos con el patrimonio
cultural mexicano.

La secretaria técnica, Aída Castilleja, firmó el acta de
entrega-recepción entre la SRE y el INAH, acto al cual, señaló,
seguirá la inscripción de los objetos en el registro público y
los inventarios del instituto, para luego iniciar los procesos de
restauración que se requieran, o bien, integrar las piezas a
futuras exposiciones.