abc Radio


Testarrón, fariseo y cucañero… descubre cómo insultar con propiedad

  • Lunes 2 de enero de 2017
  • en Cultura

Más de dos mil insultos que van desde el siglo XII a la fecha,
como testarrón, morón, lacayo, fariseo y cucañero, entre otros,
integran el diccionario "Para insultar con propiedad".

Se trata de una compilación realizada por las editoriales
Algarabía y Grijalbo, quienes luego de cinco años de compilación
e investigación, presentan esta publicación en la que el lector
tendrá un mayor léxico, información de palabras antiguas o
reírse a carcajadas.

En entrevista para Notimex, Pilar Montes de Oca, directora de
Algarabía, comentó que la idea consistió en compilar los
insultos más proverbiales, más fácticos y utilizables de la
lengua española.

"Nos dimos un clavado en la Real Academia de la Lengua
Española, en el Diccionario Español de México, en varios para
irle dando forma. Sacamos palabras que pensamos podrían ser
consideradas como insultos o insultantes.

"El insulto está dirigido a una persona, a diferencia de una
maldición o una palabra altisonante, entonces en este diccionario,
comprendemos más de dos mil insultos. Es el caso ‘inaguantable'
que se dice de la persona que es difícil de tolerar, insoportable,
o bien ‘inameno', que se refiere a la persona poco agradable o
divertida", señaló.

Exposición de Tim Burton llegará a la Ciudad de México

Contó que la idea de esta recopilación está inspirada en
"Chingonario", otro de los libros de esta casa editora y en el que
se encuentran palabras y expresiones derivadas del verbo más usado
en México: Chingar.

"Es un compendio del verbo chingar y de muchas palabras
altisonantes, y justamente nos dimos cuenta de que no hay buenas,
ni malas palabras. Las palabras dependen mucho de la intención y
del uso que tú les des. Cuando le dices a alguien que es un
‘chingón' no se ofenderá, pero si llega tu abuela y te dice:
Que repuestita te veo mijita, te dan ganas de matarla. De tal
manera que hay palabras que aunque no sean un insulto, pueden serlo
y ‘repuestita' es uno de ellos", detalló.

Insultos, improperios, ofensas, escarnios, sentencias tajantes,
como quiera llamársele, en cualquier época soltarle una grosería
a alguien llega a resultar catártico; y si se hace con elegancia,
con sarcasmo, con un vocabulario más florido y menos ordinario, se
puede tomar mucha ventaja de ello.

En ese sentido, Algarabía pone una amplia lista de palabras de
este arte que grandes filósofos como Voltaire, Montaigne,
Diógenes, o escritores de todas las épocas desde Miguel de
Cervantes hasta Oscar Wilde, mostraron con un estilo y forma
particular, pero siempre punzantes.

Obras de Lorca, Valle-Inclán y Unamuno ya son de dominio público