abc Radio


Vaquita marina, incierto destino

  • Domingo 5 de febrero de 2017
  • en Cultura

La vaquita de mar o vaquita marina, cuyo su nombre científico es Phocoena sinos, vive en una pequeña zona en el norte de México en el Golfo de California.

Es el cetáceo más pequeño del mundo, ya que tiene una longitud media de 1.5 metros y alcanza un peso de alrededor de 50 kilogramos.

vaquita1

Sus colores son entre un gris oscuro en la parte superior, mientras que la parte inferior es de un gris con una tonalidad más clara o llega a ser blanco.

Tiene un carácter muy tímido y no cuenta con características que le permitan saltar por encima del nivel del mar, tan solo asoma a la superficie para tomar oxígeno y vuelve a sumergir.

El mayor peligro de mortalidad de la vaquita marina se debe a que queda atrapada en las redes utilizadas por los pescadores ribereños. Actualmente se hacen esfuerzos para salvar de la extinción al pequeño cetáceo mexicano, considerado por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza como una especie críticamente amenazada.

Desde 1992 las leyes mexicanas prohibieron la pesca de estos mamíferos marinos, pero no ha evitado que las redes destinadas a la caza de otras especies pongan en riesgo a este cetáceo.

En el sentido de apoyar su supervivencia como especie amenazada se estableció en 1997 el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA), aparte de la creación de otras instancias gubernamentales para ese efecto.

Hace unos días, el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina alertó que la situación de la especie se agrava, ya que tan solo quedan 30 ejemplares en vida silvestre.

Detalló que la población ha declinado en un 90 por ciento en los últimos cinco años -49 por ciento tan solo en el último año 2015-2016-, según reporta el comité científico, siendo la captura incidental en redes de malla empleadas para la pesca de totoaba con fines comerciales en el hábitat de la vaquita la principal causa de su muerte.

El organismo científico plantea que esto es una evidencia que la pesca de totoaba aún ocurre en la zona, a pesar de la prohibición de pesca con redes agalleras que perdura hasta abril de este año.

vaquita7

Sin embargo, las autoridades aún no se manifiestan sobre las soluciones sustentables a largo plazo en el Alto Golfo de California, toda vez que la prohibición acabará pronto y las autoridades pesqueras no han trabajado en soluciones reales para la vaquita y los habitantes de la zona.

Frente a los anuncios de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de la próxima implementación de un plan de emergencia para salvar a la Vaquita Marina, trasladando algunos ejemplares a un santuario temporal, Greenpeace advierte que no hay ninguna garantía de la eficacia de esta medida que justifique su implementación.

En cambio, advirtió la organización ambientalista, existen factores de riesgo que deben considerarse: como la mayoría de los cetáceos, las marsopas generalmente no se llevan bien en cautiverio; la población ya se ha agotado drásticamente por lo que cualquier pérdida es grave y la captura generará estrés adicional a los animales que quedan.

Teniendo en cuenta esto, la probabilidad de que la vaquita sobreviva, se reproduzca y sea capaz de ser reintroducirlas en su hábitat parece muy delgada.

Sam Ridgway, presidente de la National Marine Mammal Foundation reconoció en el comunicado oficial emitido por Semarnat  que las probabilidades están en contra, y justificó la medida con el argumento de que “las comunidades científicas sienten que es su obligación actuar”.

“Estos son tiempos desesperados para la vaquita, ya que se tambalea en el borde de la extinción. Por lo tanto, no es sorprendente que las soluciones que están siendo sugeridas por aquellos que quieren salvar a la especie sean también, cada vez, más desesperadas”, indicó Gustavo Ampugnani, director ejecutivo de Greenpeace México.

El Gobierno mexicano y la comunidad internacional han fallado fundamentalmente en la protección de la vaquita. Ninguna de las políticas implementadas en los últimos 25 años ha tratado con éxito la causa conocida de captura incidental y muerte de vaquitas: la pesca de totoaba para el lucrativo comercio internacional.

“De muy poco servirá esta drástica medida si el problema de fondo (la pesca de totoaba y el uso de las redes de enmalle) no ha sido solucionado. Sabemos qué debe suceder para salvar a las vaquitas en su hábitat natural: acabar con la pesca de totoaba, pero no solo desde el lado de la vigilancia sino también con la aplicación de políticas de apoyo socio económico en la región, para involucrar a las comunidades en la protección de la vaquita y el desarrollo de artes de pesca que no pongan en riesgo a otras especies”, abundó Ampugnani.

 

info-vaquita-marina-_feb2Greenpeace lamenta que se tenga que contemplar medidas como la captura y reproducción en cautiverio de esta especie a pesar de las advertencias de más de dos décadas del dramático declive del número de población de este mamífero endémico de nuestro país.

Se mantiene la esperanza para salvar a la vaquita marina; participan 20 grupos de expertos a nivel mundial encabezados por el Gobierno de México.

La coordinación de esfuerzos a nivel nacional e internacional para evitar la extinción de la vaquita marina seguirá siendo una de las acciones prioritarias en materia de conservación del Gobierno de México.

Entre las medidas aplicadas, se encuentra la ampliación del polígono de protección en el Alto Golfo de California, que pasó de 126 mil a un millón 300 mil hectáreas para garantizar la cobertura del área de distribución de la especie. Se decretó también la suspensión por dos años de la pesca comercial mediante el uso de redes de enmalle, cimbras y palangres operadas con embarcaciones menores en el norte del Golfo de California, al tiempo que el Gobierno de México otorgó compensaciones económicas a los pescadores de la región y se fortalecieron las acciones de inspección y vigilancia por parte de la autoridad.

Este año se intensificarán las acciones para salvar a la vaquita marina. Bajo el liderazgo del Gobierno mexicano se pondrá en marcha un ambicioso plan de rescate y recuperación en el que participan alrededor de 20 diferentes organizaciones con expertos de todo el mundo.