abc Radio


Chávez Jr. es un niño; vive de que su papá fue de los mejores: Canelo

Como un dominador del terreno que pisa se escuchó a Saúl “Canelo” Álvarez tras parafrasear al legendario ex campeón mundial mediano y semicompleto Bernard Hopkins -atribuyó su dicho a “B-Hop”-, cuando manifestó que Julio César Chávez Jr., su rival del próximo 6 de mayo en Las Vegas, podría volver a quedarse sentado en su banquillo como lo hizo después de nueve rounds contra el polaco Andrzej Fonfara.

“Dice Hopkins que cuando un peleador se rinde una vez, puede hacerlo dos veces; no es descabellado que suceda (con Julio Jr.)”. Así respondió a una de las preguntas que se le lanzaron en la teleconferencia que sostuvo este martes con los medios internacionales desde su campamento en San Diego, California.

El muchacho nacido hace 26 años y nueve meses en Tlajomulco de Zúñiga, afirma que en este combate subirá “más fuerte, no voy  tener que deshidratarme. No voy a perder mi fuerza bajando de peso, soy un peleador que sabe adaptarse a las circunstancias para dar al público una gran pelea”.

 


Con lo anterior, de paso contestó a las expectativas de cómo se sentirá para este encuentro que fue pactado en un máximo de 164 libras y media, no obstante que él solamente marcó 155 libras en los dos únicos pleitos que ganó por el cetro mundial mediano del WBC.

También se le interrogó si sentiría tristeza hacia el legendario padre de Julio  si éste se rinde o recibe mucho castigo. “La verdad, no he pensado en eso; solamente en subir al ring a tratar de ganar; ahí se trata de lastimar lo más que puedas a tu rival”.

 


Tan seguro se manifiesta Saúl, que al mencionarle que Chávez Jr. sube fotos a las redes sociales desde su campamento en el Centro Ceremonial Otomí para mostrarse con menos peso y fuerte, aseveró:

“No me impresiona, todos mis rivales se preparan bien y tienen un gran físico; yo también estoy muy bien preparado, tengo un gran físico, he peleado desde los 15 años con enemigos más grandes. Ojalá que Julio se prepare bien para que no haya excusas el día de la pelea.

“Hay un alto porcentaje de que (el combate) se termine por nocaut por la pegada de ambos, hay poca posibilidad de que llegue a los 12 rounds. Vamos a ver qué dice (Julio en el ring), siempre es espectacular ganar por nocaut y darle a los aficionados lo que quieren”.

“Un niño”

Al indicar que “hace casi 10 años en Guadalajara” que comenzó a hablarse de su rivalidad con el Júnior, el pelirrojo boxeador asentó que “ellos tenían el poder de hacerla, pero no tuvieron la intención”.

Y al pedirle su opinión sobre Julio hijo, expuso: “Como persona, no sé, pero es alguien que habla mucho; no sostiene lo que dice, no es coherente, se me figura como si fuera un niño todavía”.

 


Sobre la división entre los fans de uno y otro, Álvarez estableció: “Yo tengo mis fans, saben que todo lo he ganado desde la nada. Él, más que cualquier cosa, vive de que su papá fue uno de los mejores, vio a su papá en su apogeo, pero su carrera ha sido de altibajos, no ha sido una carrera de disciplina, de ejemplo para los niños y la gente. Yo puedo tener un fan, cientos, miles o millones; con ellos tengo lo que me da aliento y es lo que necesito.

 


“Ojalá que él esté motivado en su entrenamiento, como dice -estimó-; eso me pone contento para brindar una buena pelea a la afición. Uno siempre lleva una estrategia, ésta no se puede decir, pero tienes que estar preparado para cambiarla por cualquier cosa que él (Julio) traiga, y esto me va a dar la pauta para lo que voy a hacer en el cuadrilátero”.

El apunte

El “Canelo” declaró “no saber porqué” sus mentores Chepo y Eddy Reynoso no han recibido reconocimiento, como lo tiene Nacho Beristáin, quien acompaña al Júnior.

“Yo llamo un entrenador al que hace a un boxeador desde enseñarle a tirar un jab, como me enseñaron Chepo y Eddy desde que yo no sabía nada; no así a los que les llegan los peleadores ya hechos, esos se llaman preparadores”.

Cabe resaltar que los conocedores saben que la gran mayoría de los campeones que Nacho ha dirigido, son producto del trabajo de otros colegas suyos.