abc Radio


Lupita Martínez goza su campeonato del WBC

El Diario de los Deportistas platicó ayer con Lupita Martínez, actual soberana universal supermosca del WBC. La joven tlalnepantlense estaba escoltada por su manejador Juan Carlos “Bronco” Contreras y su esposa pugilista Ana “Bronca” Arrazola.

-¿Cómo es esa vida, con el campeonato?

“Es más responsabilidad, más gimnasio, más consciente de lo que quiero hacer. La gente voltea a verte más, ve más tú trabajo, y la atención de la prensa”.

-Tu rivalidad con Zulina “Loba” Muñoz se limita al cuadrilátero.

“Es trabajo, somos boxeadoras profesionales. Entiendo que quiere revancha, que quiere recuperar lo que fue suyo durante mucho tiempo y en la revancha, yo doy por sentado que no lo recupera y vamos a trabajar aún más para ganar. Primeramente Dios, si se da la revancha, sería así. Ya me conoce, pero mejoraríamos cosas, errores míos, cosas que no me gustaron. Golpes que recibí de más o golpes que faltaron que yo conectara. Yo mejoraría, tendría que sobrepasarme a mí misma”.

-Surgió otra Lupita.

“Sí, crecí como peleadora y voy para arriba. Es mi título y no me lo van a quitar. Hay un antes de esa pelea, la retadora Guadalupe Martínez, a la actual campeona, me tomó mi papel de campeona porque sé que me costó llegar y sé que no lo voy a dejar ir”.

Al referirse a sus hijos Jacobo y Jimena, de 8 y 7 años, externó: “Ellos, felices de que su mamá sea campeona del mundo y la presumen cuando sale en revistas, periódicos”.