abc Radio


Mephisto, Ephesto y Luciferno quieren imponer su ley en la Arena Coliseo

Esta noche será cuando ardan las paredes de la Arena Coliseo de Perú 77 como un auténtico infierno ante la llegada de Mephisto, Ephesto y Luciferno, los actuales Campeones Nacionales de Tríos que tendrán como rivales para esta ocasión a Volador Jr; Valiente y el recién desempacado de Francia, Diamante Azul. El cielo y el infierno chocarán en punto de las 7:30 horas.

Hace apenas dos semanas que Los Hijos del infierno defendieron el título ante Negro Casas, Puma y Tiger, y desde entonces no han parado los retos de tercias que se sienten lo suficientemente capaces para destronarlos, aunque hasta el momento nadie lo ha conseguido, y es Volador Jr; uno de los que han hecho público su deseo de acabar con ese reinado, pero los rufianes llegarán a la Coliseo dispuestos a callar bocas y darle su bienvenida a Diamante Azul.

En la lucha semifinal los hermanos Ángel de Oro y Niebla Roja se unirán al ganador del torneo Gran Alternativa 2017, Soberano Jr; para enfrentar a Hechicero y los Revolucionarios Pólvora y Dragón Rojo Jr; en una rara pero peligrosa combinación ruda que puede salir avante.

Antes tendrá lugar una guerra de familias que está llamando poderosamente la atención, Divinos Laguneros contra la Nueva Generación Dinamita. Por los técnicos Blue Panther, The Panther y Blue Panther Jr; tratarán de frenar el paso arrasador de Sansón, Cuatrero y Forastero, los jóvenes de Lagos de Moreno, Jalisco que quieren imponer su ley tal y como los hicieron hace años sus antecesores, Los Hermanos Dinamita.

En la segunda contienda de esta velada luchística aparecerán en el cuadrilátero de la Coliseo Príncipe Diamante, Bengala y Leono contra Nitro, Espanto Jr; y el “Pedro Infante de la lucha libre”, Metálico; mientras que los encargados de abrir las acciones de esta función serán los jovencitos Fiero y Sonic enfrentando a Grako y Yago.
EL APUNTE

Hace apenas dos semanas que Los Hijos del infierno defendieron el título ante Negro Casas, Puma y Tiger, y desde entonces no han parado los retos de tercias que se sienten lo suficientemente capaces para destronarlos.