abc Radio


Miguel “Escorpión” Marriaga entrena en el gimnasio Nuevo Jordán

Desde hacer algunos años es común ver al colombiano Miguel
“Escorpión” Marriaga entrenar temporalmente en el gimnasio
Nuevo Jordán.

El joven púgil sudamericano se ha apoyado en una campaña
netamente ganadora que incluye varios triunfos en suelo azteca, con
el apoyo de Telemundo, para instalarse como uno de los principales
contendientes de peso pluma, y está a menos de un mes de su
intento por desafiar al invicto sonorense Óscar Valdez como
soberano mundial de esa división de la WBO.

Marriaga se prepara por el rumbo del Salto del Agua y se muestra
muy convencido de que la noche del 22 de abril destronará al doble
peleador olímpico mexicano Óscar Valdez, en el cuadrilátero del
StubHub Center de Carson, California.

Al pedirle su opinión sobre Valdez, quien marcha invicto (21-0,
19 noqueados), “El Escorpión” manifestó: “Ya lo he visto,
lo he analizado en videos, y no tiene nada del otro mundo. Es el
campeón y esperemos que todas las cosas se nos den, hay que
esperar que llegue la pelea y voy a dar todo para ser campeón del
mundo”.

Miguel (25-1, 21 KOS) cuenta con la ayuda de otros pugilistas
estelares de nuestro país como son los habilidosos Carlos
“Fino” Ruiz y Alejandro “Payasito” Hernández, que a su vez
trabajan con la dedicación que siempre han mostrado, aun cuando no
tienen la fecha exacta de sus siguientes compromisos.

“Vamos a pelear por un título mundial y es una gran alegría
para mí y para todo el pueblo colombiano”, puntualizó el moreno
boxeador. “Es una gran oportunidad y hay que aprovecharla,
esperemos que todas las cosas se nos den. Nos estamos preparando al
máximo y ese título se va para Colombia”.

El fuerte guerrero originario de Cartagena ha llevado su carrera
bajo la proyección de Producciones Deportivas, de Ricardo
Maldonado júnior, y All Star Boxing, de Tutico Zabala. CAMPEÓN
MÁS PESADO

Marriaga ya exhibió su temple de púgil indómito cuando
desafió al jamaicano Nicholas “Axe Man” Walters por la diadema
universal pluma de la WBA el 13 de junio de 2015. En ese tiempo el
antillano estaba invicto y se excedió de peso en un aparente
artilugio para estar más fuerte a la hora del combate, con todo y
tener que dejar su cetro en la báscula. Miguel hizo una gran
pelea, pero perdió por decisión unánime.

“Es una gran oportunidad que nos dieron con Nicholas Walters,
pero, bueno, fue una gran experiencia que obtuve en esa pelea, ya
que él estaba súper pesado. Creo que se le facilitaron las cosas.
No hay que bajar mente, no hay que bajar la cabeza, hay que seguir
adelante y eso es lo que tenemos en este momento, la mentalidad de
ser campeón”, aseveró.

El peso pluma cafetalero partirá rumbo a la Unión Americana el
16 de abril, para participar en las actividades promocionales del
combate y dar los toques finales a su preparación en aquel
país.