abc Radio


Octagón presentó su discípulo Dragón Dorado

Bien dicen que como los buenos vinos mientras más añejos mejor calidad adquiere. Durante más de tres décadas Octagón se ha convertido en el ídolo de chicos y grandes, es sin duda un referente de la lucha libre profesional moderna, ya que con su estilo artemarcialista revolucionó el pancracio a finales de la década de los ochenta y durante los noventa adquirió una fama, misma que lo catapultó a protagonizar importantes luchas como aquella junto a El Hijo del Santo ante Eddie Guerrero y Love Machine en el Sport Arena de Los Ángeles, California en 1994.

De visita en ESTO, donde estuvo acompañado por su discípulo Dragón Dorado, el “Amo de los Ocho Ángulos” platicó sobre la lucha esperada por los aficionados, máscara contra máscara ante su más acérrimo rival, Fuerza Guerrera el año entrante.

El escenario ideal sería el estadio Azteca. “Creo que es el momento, el público se merece esa lucha de apuestas, llevamos más de 20 años de rivalidad Fuerza Guerrera y su servidor. La gente quiere ver una lucha real, queremos una lucha pareja y un promotor que tenga los suficientes pantalones. Si la hacemos en el estadio Azteca si lo llenamos”.

 

SUEÑO HECHO REALIDAD

Para Dragón Dorado, pertenecer a la camada que forja Octagón es un sueño hecho realidad, ya que quien fuera su ídolo lo pule para el debut del oriundo de Xalapa, Veracruz y ganador de un reality, que será el viernes en Liga Elite, por lo que “voy a disfrutar mucho, con Liga Elite le voy a echar muchas ganas para que demás gente me vea y sepa quién soy, más que nada para callar bocas porque mucha gente piensa que todo es de gratis, siempre me esforcé desde que empecé en la lucha”.

“Siempre quise ser grande y nunca me conformé con mi propia ciudad. Quiero ser un triunfador en la vida y en la lucha libre seguiré demostrando de lo que estoy hecho”.