abc Radio

Escándalos en la Liga MX, una larga lista…

POR JAVIER JUÁREZ

Como sacados de un cuento, tan inverosímiles que cuesta creer que son verdad, los líos de la patada, los casos más improbables, los que nadie contempla, se dan con frecuencia en el futbol azteca.

La falta de pagos del Veracruz, el “moche” de Gustavo Matosas o hace una semana el juego suspendido en Culiacán, por culpa del narcotráfico, son sólo algunos expedientes adicionales de una lista interminable de situaciones bochornosas. “Cachirules”, clembuterol, paro de árbitros, espionaje, fiestas, tiroteos, dopaje, por citar a los más sonados. Los seguidores más escépticos, los que no creen en fantasías, pueden darle una hojeada al penoso currículum del futbol mexicano y convencerse que la realidad muchas veces supera a la ficción.

CACHIRULES, EN 1988

El caso más penoso, el que tuvo las peores consecuencias para el futbol mexicano, es de los “Cachirules”. En 1988, los periodistas Antonio Moreno y Alfredo Ruiz descubrieron que las actas de nacimiento de cuatro juveniles mexicanos que participaban con el Tricolor Sub-20 estaban alteradas.

José Luis Mata, José de la Fuente, Gerardo Jiménez y Aurelio Rivera eran los cuatro futbolistas registrados con una edad menor a la que realmente tenían. El caso llegó a la Concacaf, en ese entonces con sede en Guatemala, y el castigo para el futbol mexicano fue ejemplar.

El cuadro azteca se quedó sin la posibilidad de jugar el Mundial Sub-20, de Arabia Saudita en 1989. La Federación Mexicana de Futbol quiso apelar el castigo, pero esa acción desencadenó algo peor: México no fue incluido para participar en el los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 ni en el Mundial de Italia 1990.

LUCHA POR EL PODER

En 1991, Emilio Maurer, como presidente de la Primera División, desafió a Televisa. Él, junto a Francisco Ibarra, se le pusieron al tú por tú a la empresa Televisa y perdieron. Meses después de asumir el puesto fue sustituido. Emilio fue visto desde ese entonces como persona “non grata” para la FMF, incluso fue encarcelado y lo obligaron a vender al Puebla.

JUEGO “ARREGLADO”

En la última fecha del torneo 1990-1991, la 38, Atlético Morelia y Santos Laguna protagonizaron un juego que, a vista de todos, pareció arreglado. Los Guerreros, al borde del descenso, necesitaban ganar o empatar para mantener la categoría, mientras que a los canarios les urgía lo mismo, el resultado, pero ellos para acceder a la Liguilla.

Fue un partido con nulas situaciones de gol. El 0-0 benefició a ambos. Irapuato descendió y Necaxa se quedó sin fiesta grande. Todo como consecuencia del empate entre rojiamarillos y albiverdes.

HIJOS DE LA MERMELADA

En junio de 2003, el clásico del Bajío entre Irapuato y León escribió una de sus páginas más pintorescas. Los Freseros, en plena final de ascenso, vendieron su franquicia, sin embargo, al enterarse que en esa operación estuvo involucrado Carlos Ahumada, dueño de los esmeraldas, echaron reversa. En la semana del juego, personas supuestamente enviadas por Ahumada tomaron el estadio Sergio León Chávez. Irapuato no pudo entrenar en sus instalaciones hasta que, antes del juego de vuelta, los “Hijos de la Mermelada”, por iniciativa propia, echaron a la fuerza a los ocupantes.

HOMBRES DE NEGRO

También en 2003, pero en la segunda parte del año, Felipe Ramos Rizo, tras ser investigado por un supuesto arreglo en el juego entre Jaguares y Cruz Azul, del cual fue inocente, resultó víctima de espionaje telefónico. Felipe criticó a Edgardo Codesal y a la Comisión de Arbitraje, todo fue descubierto y posteriormente terminó inhabilitado. Felipe volvió meses después, pero sólo para retirarse de su profesión.

Muchos años después, en 2017, los árbitros se armaron de valor y decidieron parar la Liga por no estar de acuerdo con los castigos que le dieron a Pablo Aguilar, en ese entonces jugador del América, y Enrique Tiverio, del Toluca. Los silbantes exigían más dureza luego de que Fernando Hernández y Miguel Ángel Flores fueron agredidos por los futbolistas.

DOPAJE

Si México se quedó sin participar en el Mundial de Italia 1990 por los “Cachirules”, en 2006, estuvo cerca de ser excluido de la justa en Alemania. ¿La razón? El dopaje de Salvador Carmona y Aarón Galindo durante la Copa Confederaciones 2005. Los zagueros de Cruz Azul dieron positivo por norandrosterona, producto que aumenta la masa muscular, y pusieron en peligro la participación de México en el Mundial teutón. Ellos fueron suspendidos un año; Chava, en una segunda prueba, volvió a coincidir y fue retirado de por vida del futbol profesional.

DISPARO A CABAÑAS

En 2010, Salvador Cabañas, en pleno apogeo como futbolista, una bala le puso un fin trágico a su carrera. La madrugada del 25 de enero, tras una caída del América, 2-0 frente a Morelia. El guaraní acudió a un bar al sur de la ciudad. En el baño forcejeó con un sujeto y terminó agredido con un arma de fuego en la cabeza. El Mariscal se quedó sin ir al Mundial de Sudáfrica y nunca más pudo jugar de forma profesional.

FIESTEROS

La diversión e indisciplinas son comunes en el Tricolor, jóvenes y experimentados son involucrados por igual.

2010

En Monterrey, tras un juego amistoso frente a Colombia, Carlos Vela y Efraín Juárez fueron alejados seis meses del cuadro azteca. Otros seleccionados como Rafael Márquez, Gerardo Torrado, Carlos Salcido, Guillermo Ochoa, el Maza Rodríguez; Pablo Barrera, Giovani Dos Santos, Javier Hernández, Enrique Esqueda y Héctor Moreno sólo fueron castigados en lo económico. Todos estuvieron involucrados en una fiesta que provocó la fractura entre Vela y la selección por un extenso tiempo.

2011

Meses después, a escasos días para el debut del Tricolor en la Copa América Argentina 2011, en Quito, Ecuador, los seleccionados reclamaron el robo de algunas de sus pertenencias en el hotel de concentración, sin embargo, eso provocó que se diera a conocer lo que en realidad pasó. Los jugadores Sub-23 metieron a mujeres a sus habitaciones y ellas resultaron las responsables del hurto.

Jonathan dos Santos, Israel Jiménez, Javier Cortés, Marco Fabián, Jorge Hernández, Néstor Vidrio, David Cabrera y Néstor Calderón fueron señalados como culpables y quedaron alejados seis meses del Tricolor. Con tantas bajas, el cuadro azteca, que dirigía Luis Fernando Tena, quedó en último lugar de la competencia.

2018

La baraja es amplia. Antes del Mundial de Rusia 2018, el Tricolor protagonizó otro escándalo. Guillermo Ochoa, Raúl Jiménez, Jesús Gallardo, Jesús Manuel Corona, Giovani Dos Santos, Carlos Salcedo, Héctor Herrera y Marco Fabián, luego del juego de despedida en el estadio Azteca, protagonizaron una fiesta en la que de nuevo fueron vistos con mujeres.

2019

Apenas en 2019, en Nueva York, vino otro caso. Miguel Layún, Héctor Moreno, Marco Fabián y Javier Hernández aprovecharon sus horas libres para irse de fiesta un rato. Layún explicó lo sucedido, no hubo sanciones, pero el Tata Gerardo Martino los vigila de cerca.

CLEMBUTEROL

Durante la Copa Oro del 2011, México estuvo en el ojo del huracán luego de que Antonio Naelson Sinha, Guillermo Ochoa, Christian Bermúdez, Francisco Rodríguez y Édgar Dueñas dieran positivo por clembuterol, fármaco que aumenta la temperatura corporal.

Los cinco jugadores fueron dados de baja y volvieron a México. La contaminación se dio por consumir carne de res o de pollo durante concentraciones previas en el CAR. Al no ser culpables directamente, no hubo una sanción más fuerte, incluso la Concacaf permitió llamar a otros cinco seleccionados para sustituirlos.

TIROTEO EN EL TSM

El crimen organizado provocó minutos de pánico en Torreón, en 2011, durante un juego entre Santos Laguna y Morelia. Antes de concluir el primer tiempo, varias detonaciones se escucharon alrededor del TSM. Los jugadores, cuerpo técnico y árbitros corrieron a los vestidores, mientras que el público se tiró al suelo. El caos se mantuvo, la gente corrió al campo y busco resguardarse en los túneles. El juego, por obvias razones fue suspendido. Los informes posteriores revelaron que el tiroteo se dio entre federales y un grupo de hombres armados que ignoraron un retén en la periferia del estadio.

GATO ENCERRADO

En enero de 2012, Omar Ortiz fue detenido por ser presunto cómplice en el secuestro de Armando Gómez, esposo de Gloria Trevi, además de otras dos personas. Tras un proceso de siete años, el famoso Gato fue declarado culpable y sentenciado a 75 años de prisión. En su currículum quedó su paso por equipos como Necaxa, Rayados, Atlante y Jaguares.

MÁS ESCÁNDALOS

– En 2003 detienen en el aeropuerto de la Ciudad de México al ex futbolista colombiano del Necaxa, Carlos Álvarez, sorprendido con 1 millón de dólares en efectivo.

– Santos Laguna, en 2012, es vinculado con lavado de dinero y narcotráfico, durante la estancia de Carlos Ahumada.

– En 2019 la lucha ganada contra el Pacto de Caballeros y el Draft de futbolistas.