abc Radio


Bélgica vence a Inglaterra y se queda con el tercer lugar del Mundial Rusia 2018

  • Sábado 14 de julio de 2018
  • en Futbol

San Petersburgo, Rus.- Con goles de Thomas Meunier y Eden Hazard, la selección de Bélgica se impuso 2-0 a Inglaterra para adjudicarse el tercer lugar de la Copa Mundial de Rusia 2018.

Con este resultado, los “Diablos Rojos” superaron lo realizado hace 32 años en el Mundial de México 86, donde se quedaron con el cuarto puesto, luego de caer ante Francia por 4-2 en tiempos extras, en un partido que tuvo lugar en el estadio Cuauhtémoc de Puebla.

La selección belga recibió de manos del presidente de la FIFA, Gianni Infantino, el premio como tercer clasificada de la Copa del Muno de Rusia 2018, en una breve ceremonia al término del encuentro contra Inglaterra.

undefined


Un grupo de voluntarios del torneo montó rápidamente una plataforma en el centro del terreno de juego del San Petersurgo Stadium, con el nombre de la Copa del Mundo y la ciudad como reclamo.

Infantino colgó una medalla a cada uno de los componentes de la delegación belga, que se ubicaron después tras una valla con la mención al tercer puesto para jalear el triunfo y posar para los fotógrafos.

Con el premio al cuello, los jugadores de Roberto Martínez dieron una vuelta por el campo para agradecer el apoyo a la afición.

undefined

La Crónica

Revolucionario sí fue la alineación de Gareth Southgate, que introdujo hasta cinco caras nuevas: el central Phil Jones, los centrocampista Eric Dier, Ruben Loftus-Cheek y Fabian Delph y el carrilero Danny Rose.

Bélgica
se hizo con el control desde el principio. Aparentemente más motivado, mantuvo el control del juego. Fue suya claramente la primera mitad a pesar de la premura con la que tomó ventaja en el marcador invitaba a una reacción inglesa y a una lucha más enconada.

Un balón largo de Thibaut Courtois lo encontró Romelu Lukaku. Abrió la acción hacia la izquierda que recorría Nacer Chadli. El centrocampista del West Brmowich envió un buen centro al borde del área pequeña. Ahí se había colocado sin oposición Thomas Meunier, que fusiló a Jordan Pickford. Era el minuto 4 de partido.

undefined


No espabiló Inglaterra. A excepción de algún amago inicial de Fabian Delph fue Raheem Sterling el único que buscó soluciones. No las encontró. El conjunto de Gareth Southgate transitaba en campo belga. Pero la pelota se perdía antes de que Courtois fuera puesto a prueba.

Kevin de Bruyne pudo hacer el segundo en un tiro ladeado que salvó Pickford como pudo y una nueva combinación entre Eden Hazard, una de tantas y De Bruyne llevó el balón a los pies de Romelu Lukaku. Controló mal el ariete del Chelsea y el peligro se diluyó.

Fue Harry Kane el que tuvo cerca el empate. Le encontró en la frontal Sterling y su tiro, franco, se marchó fuera, por el palo derecho de Courtois.

No necesitaba
Bélgica
apurar más para mantener el control. Los 'diablos rojos' subsanaban firmes las acciones a balón parado, estrategia a la que se agarraba su rival. Inglaterra no ponía fe en la presión y el conjunto de Roberto Martínez, que tuvo que quitar a Chadli con una lesión muscular y dar entrada a Thomas Vermaelen, alcanzó los vestuarios sin mayores sobresaltos y con ventaja en el marcador.

Southgate quiso dar un meneo a su equipo y buscó soluciones en Marcus Rashford y a Jesse Lingard desde el inicio de la segunda parte. Dejó fuera a Danny Rose y a Sterling, el más implicado en el compromiso.

Buscó más la pelota Inglaterra, que adelantó las líneas y mostró más ambición. Pero pudo
Bélgica
hacer otro en un nuevo pase filtrado de De Bruyne que volvió a desperdiciar Lukaku.

Bélgica
pudo sentenciar. Las acciones a la contra comandadas por Hazard y De Bruyne siempre llevaron peligro. Faltó culminar. Unas veces por exceso de virtuosismo. Otras por mala decisión.

Eso mantuvo vivo a Inglaterra que vio el cielo abierto aún casi por inercia. Eric Dier dispuso de la más clara del partido. Una pared con Rashford le puso delante de Courtois, al que superó. Apareció Tobi Alderweireld para sacar el balón en la línea cuando se dirigía a la red.

Ya fue un acoso constante inglés. Balones aéreos rematados por Kane o Harry Maguire que salían desviados. Meunier tuvo otra vez el segundo tanto belga en el mejor tiro del duelo respondido con la mejor parada, de Pickford.

La conexión De Bruyne y Hazard cerró el partido. El jugador del Manchester City asistió a su compañero, que se hizo un hueco y no perdonó. Fue el homenaje perfecto al gran jugador del Chelsea, líder de su selección y que ha culminado el torneo como una de sus grandes estrellas.